RGPD - Cookies
Ciencia y Tecnología Deportes

Chus Lago, Verónica Romero y Rocío García han cubierto ya 300 km de su travesía del lago Baikal con temperaturas que llegan a -30 grados

La expedición formada por Chus Lago, Verónica Romero y Rocío García, sigue su camino, iniciado hace 11 días, de travesía del lago Baikal. “Se trata del lago más antiguo del planeta y también el mayor depósito de agua dulce que poseemos”, indica Chus Lago.

La “perla de Asia” es una masa de agua ubicada en el centro de Siberia. La misma se extiende en 31.494 km2-más que la superficie de Galicia-de norte a sur-. Es hogar de un centenar de especies endémicas y está reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Chus Lago y su equipo están cruzando el Baikal de sur a norte. La travesía que persigue un doble objetivo: cumplir un reto deportivo y ser una llamada de atención sobre los efectos que el cambio climático tiene para los ecosistemas de las regiones polares.

En un siglo, el Baikal ha experimentado un aumento de temperatura de 1,2º  que provoca que ahora se congele durante 18 días menos al año. Las deportistas están experimentando en su aventura un grosor del permafrost -la capa helada que cubre la superficie del lago de febrero a abril- menor que el esperado. Ello está obligándolas a avanzar con extrema cautela y arrimarse a la orilla  para hacer noche.

Las deportistas, alertan de que “el hielo al moverse hace unos ruidos ensordecedores”. Estos sonidos no cesan ni de día ni de noche. Además, se han encontrado con fracturas de hasta 4 metros de ancho.

Las alpinistas recorrerán 700 km en 30 días, durante los que no realizan paradas de avituallamiento. En ese mes duermen en acampadas sobre el propio lago helado, soportando temperaturas inferiores a -30º. A ello se suma que deben de cargar trineos de unos 80 kilos de peso con todo lo necesario para sobrevivir.

También te puede interesar