Vigo al día

El delegado de la Xunta cuestiona la potabilidad del agua de Vigo y la Consellería de Sanidade lo desmiente diciendo que no presenta riesgo para la salud

Mercedes Domonte, indicó este viernes que aunque el color del agua y el hecho de que tenga un sabor metálico no son agradables, el agua no contiene parámetros tóxicos, beberla no representa riesgo para la salud y indicó que los límites legales en relación con la potabilidad del agua son muy seguros.

La responsable de la sección de Sanidade Ambiental de la Consellería de Sanidade afirmó que los niveles de hierro en el agua recogida en Canido están al límite, como confirman los datos de los análisis hechos por Aqualia, pero que el agua es apta para su consumo, aunque advirtió que Sanidade estará vigilante y que seguirán realizándose pruebas constantemente.

Por su parte, desde el Concello subrayan que los análisis realizados este mismo viernes confirman que es potable, incluso en Canido, donde la Xunta había detectado niveles de hierro por encima de lo recomendado.

Desde el Gobierno local se indica que los análisis practicados este jueves, que colocaban los parámetros al límite de la potabilidad, están “por debajo de la norma” y el nivel elevado de hierro detectado en Canido “no se debe ni a la sequía ni a la depuradora”, sino que está relacionado con unas obras que conoce la Xunta.

Tras la intervención del delegado de la Xunta -diciendo que no solo hay un problema de la cantidad de agua, a causa de la sequía, sino “calidad del agua”, en la planta de O Casal, que es competencia del Concello-, el Gobierno local ha afirmado  que “Feijóo sabe que este registro no tiene relación con la potabilizadora, pero es un ventajista, tramposo y mentiroso”.

También te puede interesar