Vigo al día

Pescanova admite ahora una deuda de 3.100 millones, el doble de la inicial

De ellos, 2.100 don de la empresa matriz y los 1.000 restantes de sus filiales. A esta circunstancia se suma el hecho de que su presidente informase este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que, entre diciembre del año pasado y febrero de este, vendió la mitad de su paquete accionarial, una operación que, de acuerdo con la ley, debe ser comunicado a la CNMV en un plazo máximo de cuatro días: no hacerlo constituye una infracción muy grave, con sanciones que incluyen desde cinco años de inhabilitación para ejercer cargos de administración o dirección hasta multas máximas de 300.000 €.

Este mismo lunes, Pescanova, por medio de un comunicado, señalaba que, pese a la venta del significativo paquete accionarial, Manuel Fernández continúa siendo el mayor accionista. Apunta que la reducción del 14,42 al 7,45% de su participación “le generó importantes pérdidas”, y argumenta que la decisión de vender la tomó “preocupado por la situación de tesorería, por lo que decidió poner su patrimonio a disposición de la firma para resolver problemas urgentes de liquidez”.

Por su parte este argumento no ha convencido a Damm, segundo accionista de la multinacional gallega, desde donde se asegura que el presidente “engañó a la Comisión del Mercado de Valores, a los accionistas y al consejo de administración, tomando decisiones, como el preconcurso y el concurso de acreedores, que no podía, puesto que mantuvo cuatro consejeros pese a que con su nueva participación no le correspondían”.

Hay que recordar que Pescanova solicitó ayer, ante un juzgado de Pontevedra,  el concurso voluntario de acreedores y, a menos de tres horas de expirar el plazo que le dio la CNMV, remitió la información financiera complementaria que le había exigido la Comisión hace más de una semana.

 

 

También te puede interesar