RGPD - Cookies
Internacional

Dimite el presidente alemán acusado de cohecho y tráfico de influencias

Un encuentro pasado entre Merkel y el ya ex presidente alemán

El presidente alemán, Christian Wulff, acaba de anunciar su dimisión por estar implicado presuntamente en un caso de corrupción y, después, de que la Fiscalía lo haya imputado formalmente por un delito de cochecho y de tráfico de influencias. Su marcha es todo un varapalo para la canciller alemana, Angela Merkel, que siempre apostó por él en el cargo de presidente federal.

Acompañado por su mujer, Wulff reconoció que el escándolo en el que se ha visto inmerso y que, finalmente, se tradujo en una imputación judicial, ha deteriorado la confianza de los alemanes y por eso deja la presidencia. «No me queda otra opción», aseguró el ya ex presidente, quien agregó que en las condiciones actuales no puede ocuparse del cargo y, de esta manera, deja abierto el camino para su sucesor.

Cuando no había pasado ni media hora del anuncio de Wulff, Merkel ofreció, en un directo televisado, una declaración institucional en la que defendió a su colega del partido dermocristiano y destacó que con su labor ayudó a dar más «dignidad» al país tanto a nivel nacional como internacional.

«Con su dimisión deja claro que ha actuado de forma correcta y legal con su cargo y con el servicio a los ciudadanos», manifestó la canciller.

Tras la salida de Wulff,  los diferentes grupos políticos alemanes han comenzado ya las conversaciones para lograr un candidato de consenso para ocupar su puesto.

También te puede interesar