RGPD - Cookies
Curiosidades Destacados

Los que juntos empiezan, juntos acaban

Nacieron el mismo día, en el mismo sitio, de la misma madre y casi casi a la misma hora. Y murieron con apenas unas horas de diferencia. Dos monjes franciscanos gemelos que rara vez se separaron desde su nacimiento murieron a los 92 años ambos de una insuficiencia cardíaca. Julian y Adrian Riester, que fueron a la escuela juntos en Buffalo e ingresaron en la orden juntos, fallecieron en Florida, donde vivían desde su traslado de Nueva York en 2008.

Vivían en celdas separadas pero compartían línea de teléfono y tenían mucha maña como carpinteros y jardineros. Poético final para estos dos hermanos.

También te puede interesar