RGPD - Cookies
Destacados Nacional

Rouco barre para casa

El mensaje estaba tan claro que el obispo de Alcalá de Henares ya comenzó a difundirlo hace una semana: con un matrimonio por la Iglesia parece que todo es mejor. Y Rouco Varela lo ha vuelto a repetir en la Misa de las Familias que se ha celebrado esta mañana en Madrid con 50 obispos y en la que no se ha dejado de repetir las dificultades por las que está pasando la familia como institución sobre todo en España.

Aborto, eutanasia, matrimonio homosexual, el divorcio… fueron los temas tratados ante un millón de personas según estimaciones del Arzobispado, ni siquiera 500.000 según otras fuentes. Eso sí, mucha familia numerosa y mucho seguidor neocatecumenal entre filas.

Fuera del matrimonio o de la familia todo serán males y «consecuencias negativas», igual que no se puede ignorar la familia formada y vivida cristianamente si se quiere «construir una sociedad libre, justa y solidaria». Incluso la fe es la solución a una crisis económica que está siendo devastadora en algunos sectores.

Alzándose como «representantes del máximo bien social», durante la misa no se ha dicho ni una sola palabra de la polémica que ha rodeado a la Iglesia en los últimos meses, como los casos de pederastia, y han subrayado en algunas ocasiones sentirse atacados por una cultura que alimenta «una mentalidad destructiva» que conduce «a la crisis de la familia, que pone en peligro el futuro de la sociedad».

En una conexión vía satélite con el papa, Bendicto XVI quiso devolver la ovación con la que fue recibido saludando a los fieles reunidos en la Plaza de Colón para celebrar el valor del matrimonio y la familia antes de rezar el tradicional ángelus. «La mirada maternal de la Virgen María, la amorosa protección de San José y la dulce presencia del niño Jesús son una imagen nítida de lo que ha de ser cada una de las familias cristianas, auténticos santuarios de fidelidad, respeto y comprensión», recalcó.

También te puede interesar