RGPD - Cookies
Cultura Sudáfrica 2010

El empate (1-1) deja a Nueva Zelanda y Eslovaquia como promesas

Dos de las selecciones más flojas de este Mundial se enfrentaban en este partido con una aspiración: la que ganase podría intentar ser la revelación que da el susto a Italia, la actual campeona del mundo. Los neozelandeses empezaron el partido especialmente motivados, aunque el gol tempranero en la segunda parte de los eslovacos hundió un poco la moral de los ‘All Whites’, que se habían mostrado muy sólidos durante todo el encuentro, con las ideas muy claras. Cuando todo estaba visto para sentencia y los de Weiss estaban poco menos que celebrando la victoria, Reid cabeceó a portería y le dio a Nueva Zelanda su primer punto en un Mundial. El Grupo F se queda con los 4 equipos igualados a puntos.

Los primeros minutos de partido fueron sorprendentes. El equipo oceánico llegaba con claridad repetidas veces, mientras que Eslovaquia no era capaz de llegar al área de Paston, todos los centros que intentaban eran cortados por una gran defensa de los neozelandeses. Hasta el minuto 27 no llegó la primera ocasión clara para los de Weiss, precisamente mediante una jugada de Vladimir, hijo del seleccionador y que estaba siendo uno de los mejores del partido, rematada por Sestak y que se iba al lado izquierdo de la portería de Paston.

Poco después, un error incomprensible del propio Paston en el despeje, le dio a Sestak una nueva oportunidad, pero no supo que hacer con el balón y terminó tirando sin ángulo. Llegaban los mejores minutos de Eslovaquia, constantemente al ataque y Nueva Zelanda intentaba jugar al pelotazo, sin demasiada fortuna y con bastantes errores en la entrega, pero cerca del descanso llegó una clara oportunidad para Smeltz, que no pudo rematar entre los tres palos y se fue alta.

En la 2ª parte, Eslovaquia comenzó dominando de forma clara y, a los 5 minutos, Vittek remató brillantemente de cabeza un centro de Sestak que batió a Paston, estableciendo el 0-1 en un gol fuera de juego que el árbitro lo dio cómo válido. Weiss seguía siendo el eje del equipo eslovaco, apareciendo en casi todas las jugadas de su equipo con acierto. En el minuto 69, Vittek tuvo una ocasión clara de marcar el 2º tras un contrataque iniciado por su equipo tras un fallo imperdonable en el pase de Bertos.

Herbert estaba viendo sufrir a sus jugadores, y introdujo su primer cambio para intentar cambiar la situación. Killen dejó su puesto al jovencísimo Chris Wood, jugador del WBA inglés, y poco después de este cambio Nueva Zelanda tuvo sus dos ocasiones más claras del segundo tiempo. Tras esto el partido se calmó, un tiempo, calma sólo interrumpida por una nueva ocasión de Sestak, que precisamente sería el primer cambio efectuado por Weiss para darle entrada a Holosko, el jugador del Besiktas.

Al borde del final, a punto estuvo de sorprender el equipo de Herbert, tras un buen centro de Lochhead cabeceado por Smeltz en un despiste de la defensa eslovaca, y poco después del cambió de la estrella eslovaca del partido, Weiss, esa sorpresa se hizo realidad. En un gran centro de Smeltz, Reid le pilló la espalda a la defensa y remató al fondo de las mallas. Ambos equipos lograron su primer punto de su historia en los mundiales, pero que supo mucho mejor a los oceánicos. También fue un partido decepcionante del jugador del que mas se esperaba, Marek Hamsik.

Sigue todo el mundial haciendo click aquí.

También te puede interesar