RGPD - Cookies
Destacados Vigo al minuto

Más de 2.000 empleados de Caixanova acuden al Ifevi para oir un resumen del año

Más de 2.300 empleados de Caixanova participaron hoy en el Instituto Ferial de Vigo en la reunión informativa que celebra la entidad todos los años para dar a conocer las principales magnitudes del negocio y los retos del año que comienza. En este sentido, el director general de la entidad, José Luis Pego, explicó que Caixanova continuará reforzando, durante el que denominó “año diez”, los niveles de solvencia y de eficiencia recurrente para seguir fortaleciéndose de cara al futuro.

Para ello llevará  a cabo, por un lado, políticas adaptadas al nuevo escenario económico, explotando todas las alternativas posibles para generar recursos propios y reducir el consumo de los mismos, con el objeto de situar los índices de solvencia en niveles holgadamente superiores a los requeridos por las autoridades supervisoras. Así, superará el 12,6% de coeficiente de solvencia que obtuvo en 2009, tras mejorarlo 1,5 puntos, con un exceso de 1.046 millones (el 57%) por encima del mínimo legal exigido.

En cuanto a la eficiencia, se desarrollarán programas de generación de ingresos sostenibles, basados en la fidelización de la clientela, la mejora de la productividad comercial y el estricto control de gastos que no generen valor añadido al cliente. Además, la entidad consolidará los procedimientos de control centralizado de costes, de manera que favorezcan una cultura sostenible de mejora de la gestión del gasto y la productividad. De esta forma, la entidad espera seguir mejorando su ratio de eficiencia recurrente hasta situarlo por debajo del 50% en sólo dos años.

MOROSIDAD

Por otro lado, las líneas de actuación de Caixanova también se orientarán a continuar reforzando la estructura y los mecanismos de coordinación para el control y recuperación de la morosidad, apoyando a las unidades especializadas constituidas dentro de la División Comercial para la gestión de la mora y la premora, en su coordinación con las unidades responsables de los servicios centrales.

En los últimos meses Caixanova ya ha conseguido contener la tendencia creciente de la morosidad, situándola por debajo del listón del 5%, en un 4,89%, al cierre de 2009; ligeramente inferior a la media del sector cajas de ahorros -5,05%-. Además, el índice de cobertura, con los correspondientes fondos para posibles insolvencias, se sitúa en el 75,57% (el 77,5% en enero), mientras que la media de las cajas de ahorros no alcanzaba el 57%, según los datos publicados por la CECA.

ORIENTACIÓN AL CLIENTE

En cuanto a la estrategia de negocio, Caixanova espera crecer rentable y equilibradamente en todos sus ámbitos de actuación, potenciando los depósitos minoristas a fin de poder sustentar los objetivos de crecimiento del crédito y preservar al mismo tiempo los niveles adecuados de liquidez. Asimismo, también se reforzará la comercialización de todo tipo de seguros.

La orientación al cliente seguirá siendo una de las premisas básicas de la forma de trabajar de la entidad, por lo que seguirá avanzando en la segmentación de clientes para continuar ofreciendo unos servicios cada vez más especializados, tanto a particulares, como a pymes, autónomos y grandes empresas, sin olvidar sus programas de gestión de patrimonios y banca privada. De esta forma, aspira a incrementar el número de clientes a lo largo del año en torno a los 100.000, especialmente en los segmentos de comercios, autónomos, jóvenes y asalariados.

RESULTADOS 2009

De mano de su director general, los empleados de Caixanova también conocieron los principales indicadores económicos de la actividad de la entidad durante 2009, un ejercicio en el que Caixanova obtuvo un resultado consolidado antes de impuestos de 161,5 millones de euros, apoyado básicamente en una mejora de un 31% del margen de intereses, lo que pone de manifiesto la buena evolución de la actividad de la caja de ahorros gallega. Así, el volumen de negocio del grupo alcanzó los 50.822 millones, tras registrar un crecimiento anual del 4,1%, y los activos totales ascendieron a 31.738 millones de euros, otro 4,1% más que el año anterior.

A nivel individual, la evolución fue similar. El crecimiento del negocio fue del 5% y su volumen se situó en 43.607 millones de euros. Destaca especialmente el buen comportamiento de los recursos de clientes, que crecieron un 8,8%, hasta 24.688 millones, debido sobre todo al importante aumento registrado en las cuentas a la vista, que fue de un 16,8%, y de los depósitos a plazo fijo, con un incremento interanual del 6,1%; en tanto que los recursos de fuera de balance experimentaron un avance del 5,5%.

También el comportamiento de la inversión crediticia ha sido más favorable para Caixanova que para el conjunto de las cajas de ahorros, ya que ha registrado una variación positiva del 1,6%, frente al retroceso de un 1% de la media del sector, y alcanzó un saldo de 17.833 millones de euros. Ha sido la cuarta caja de ahorros española que más ha crecido en este capítulo y continúa ofreciendo liquidez a empresas y familias.

Caixanova es una de las cajas de ahorros que cuenta con una mayor protección ante posibles eventualidades, representando su fondo de insolvencias un 3,73% del importe total de su inversión crediticia; mientras que el porcentaje del conjunto de las cajas de ahorros desciende al 2,82%.

LIQUIDEZ

Por otro lado, la posición de liquidez total a corto plazo de la entidad era de 6.315 millones de euros, lo que significa que cuenta con recursos suficientes para afrontar los vencimientos previstos hasta el año 2020, correspondientes a las emisiones efectuadas para obtener financiación en los mercados mayoristas. Sólo en el último ejercicio ha mejorado su  posición de liquidez en 1.214 millones de euros.

HOMENAJES

Como viene siendo habitual, este encuentro también sirvió para homenajear a los  60 trabajadores que cumplieron durante el ejercicio pasado 25 años en Caixanova y a los 26 que se jubilaron.

También te puede interesar