RGPD - Cookies
Vigo al minuto

Las petroleras han ingresado 3.300 millones de euros adicionales desde la invasión de Ucrania

«Ganan millones al día mientras se alimenta el conflicto»

Las petroleras han ingresado 3.300 millones de euros adicionales desde la invasión de Ucrania

Las compañías petroleras han ingresado 3.300 millones adicionales en Europa desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania, tal y como demuestra una nueva investigación encargada por Greenpeace.


107 millones en ingresos extra al día

Solo en marzo, la industria del petróleo recogió cada día una media de 107 millones de euros en ingresos extra, 94 millones por la venta de diésel y 13 millones en gasolina. Unos beneficios que Greenpeace considera inmorales en un contexto donde la ciudadanía europea está sufriendo precios de récord en las gasolineras.

En España: 7,6 millones diarios

En España, la industria del petróleo está registrando unos ingresos adicionales de 7,6 millones de euros diarios: 7 mill. € por la venta de diésel y 0,6 mill. € en gasolina.

La situación se replica en otros estados y regiones de la Unión Europea: por países, el mayor lucro extra para las petroleras se produjo en Alemania (1.180 millones de euros), seguido de Francia (412,3 mill.) e Italia (387,6 mill.), con España en cuarta posición entre los países más rentables para las petroleras durante la guerra con 235,6 millones.

Las refinerías encarecen el precio duplicando la subida del petróleo

El análisis de Greenpeace destaca que mientras los precios del crudo subieron 19,38 céntimos/litro entre enero y marzo, los precios del diésel en la refinería aumentaron mucho más en dicho periodo (unos 30-31 cent/l) alcanzando hasta 36,5 cent/l de diferencia en el precio final en el surtidor. Una tendencia similar a la observada en la gasolina, aunque más débil.

La industria del petróleo aprovecha la guerra para enriquecerse

«Estas diferencias demuestran cómo la industria del petróleo está aprovechando la guerra para aumentar sus precios a lo largo de la cadena de suministro, pese a que los costes de producción no han variado notablemente.» afirmó Adrián Fernández, responsable de movilidad de Greenpeace España.

Se paga la maquinaria de guerra de Putin

Fernández señala que «la ayuda de 20 céntimos aplicada por el Gobierno desde la semana pasada, acaba directamente en el bolsillo de las petroleras, contribuyendo no solo a alimentar la crisis climática, sino también la maquinaria de guerra de Putin cuya financiación depende de las exportaciones del petróleo ruso.»

En España, las petroleras le libran de más impuestos

En respuesta a la invasión rusa de Ucrania, la Comisión Europea ha permitido a los Estados miembros que establezcan impuestos temporales a los beneficios extraordinarios de las compañías energéticas.

Una posibilidad de la que se están librando las petroleras, ya que los pocos Estados miembros que han aplicado esta medida (entre ellos España) se han centrado únicamente en los beneficios del gas y la electricidad. Los líderes europeos deben extender el alcance de estas medidas también al sector de los combustibles, en línea con la propuesta de la Comisión de aplicar impuestos a todos los beneficios extraordinarios en la energía.

Tras los precios récord de los combustibles registrados en marzo, países como Alemania o Austria han iniciado sendas investigaciones para detectar posibles acuerdos de fijación de precios o cárteles entre las petroleras.

Greenpeace pide investigar los aumentos de precios de los combustibles

Greenpeace demanda a la Comisión Europea que también dirija sus investigaciones hacia los desproporcionados aumentos del precio del diésel y la gasolina a lo largo de la UE para asegurar que no se deben a un pacto de fijación de precios entre compañías.

Klara Maria Schenk, responsable de Clima y Transporte de Greenpeace Europa Central y del Este, afirmó que «Las petroleras están ganando millones de euros día tras día mientras se sigue alimentando el conflicto en Ucrania. Por eso pedimos a los líderes europeos que detengan este vergonzoso aprovechamiento de la crisis e impongan impuestos a los beneficios de las petroleras. Unos impuestos que deben ir destinados a ayudar a los hogares más desfavorecidos e impulsen la transición del transporte para dotar a la población de un sistema de movilidad más limpio, accesible a todas las personas y menos dependiente de los combustibles fósiles.»

Apostar por el transporte público

Mientras tanto, la Comisión sigue trabajando en su plan REPowerEU para reducir la dependencia europea del combustible ruso. En su primer borrador, la UE ha ignorado por completo al sector transporte, a pesar de suponer dos tercios del petróleo que se consume en la Unión.

Para librarse de la dependencia de combustibles fósiles, la UE debe mirar hacia el sector transporte e introducir medidas para acelerar su descarbonización, comenzando por acabar con los vuelos cortos y de negocios que tengan alternativa por tren, impulsando el transporte público y el ferrocarril, y poniendo fin a la venta de vehículos diésel y gasolina antes de 2028.

También te puede interesar