RGPD - Cookies
'Qué te cuentas?' Cultura

El lamentable estado del paseo marítimo de Bouzas obliga a cortar parte del carril bici

Puerto y Concello se acusan uno al otro del deplorable estado del mismo que se ha acentuado en los últimos 10 años

El deterioro del Paseo Marítimo de Bouzas, utilizado anualmente por más de 120.000 personas se acentúa. Si desde hace meses ciclistas y peatones tienen que ‘compartir’ un tramo del carril bici a causa de una valla en una parte del puerto de madera, ahora se ha cerrado a los ciclistas la parte del carril que pasa sobre el puente.

Una cinta de la Policía Portuaria y un cartel en el que se advierte de que hay ‘desprendimientos’ señalizan el lugar desde hace días sin que hasta ahora se hayan realizado trabajos de reparación algunos. Esta circunstancia hace que las bicis, los corredores y los caminantes,  tengan que ir por el mismo lugar: un tramo sin visibilidad.

Sin mantenimiento hace 10 años

Este paseo fue construido hace 10 años por el Puerro, tras el relleno realizado por Zona Franca para el almacenamiento de vehículos. El mismo, de más de 2 kilómetros y medio, cuenta con una parte para peatones-con adoquines-, la más cercana al mar, y un carril bici. Además dispone de un faro, una pérgola con bancos, ‘aparcamientos’ para bicicletas y las conocidas esculturas de distintos tipos de peces y mariscos, además de una parte rocosa en la que muchas personas se sientan a pescar.

Durante esta década nadie se ha ocupado de que el paseo esté en buenas condiciones y, por ello, se ha ido deteriorando, de modo quienes lo usan deben de hacerlo con cuidado, evitando boquetes, losas levantadas, partes de vegetación sin cortar, basura o vallas tiradas, algo que ya ha causado varios percances, alguno de los cuales ha acabado en denuncia contra Puerto y Concello.

Acusaciones entre Puerto y Concello

Desde hace 8 años, cuando el paseo empezó a estropearse, se multiplicaron los reproches entre la Autoridad Portuaria y el Gobierno local,  sobre cuál de las dos administraciones tiene que asumirlos.

El convenio, firmado en 1997 entre Concello, Zona Franca y Puerto, indica que si bien el Puerto debe de aprobar cualquier proyecto de obra que se lleve a cabo en el paseo, el «Concello de Vigo se hará cargo del mantenimiento y conservación de todos los tramos del paseo marítimo comprendidos entre el extremo noroeste del área portuaria de Bouzas y la Punta del Molino, en Alcabre», es decir hasta la zona en la que se encuentra el faro, mientras que el Puerto es el responsable del trayecto que va desde este punto y sigue por el camino donde están las esculturas de los peces hasta el final.

Pese a ello, el alcalde siempre ha defendido que el Concello únicamente tiene que ocuparse del «mantenimiento habitual», que abarca la limpieza de la zona, trabajos de jardinería, pintado o substitución y vaciado de papeleras, pero no de las obras mayores o de mejora de las infraestructuras del mismo que, como ha insistido en varias ocasiones, es obligación del Puerto.

 

También te puede interesar