Sucesos Vigo al día

¿Cómo murió hace 10 años el joven vigués Ramón Ortega Quina?

La autopsias no coinciden y el sumario concluye que su muerte pudo ser causada por otra persona

Hace ya 10 años…una década entera, que la familia y los amigos de Ramón Ortega Quina piden que se aclaren las causas y las circunstancias de la muerte de este joven vigués cuyo cuerpo apareció tendido, con un fuerte golpe en la cabeza, en la rúa Torrecedeira la madrugada del 19 de diciembre de 2008.

En estos 10 años no se ha esclarecido qué, o quién, pudo acabar con la vida de este joven. Ninguna investigación ha explicado a la madre y la hermana de Ramón qué le pasó la víspera de aquella Navidad.

Las conclusiones de las autopsias no coinciden

Los resultados de las autopsias que se le realizaron al cadáver de Ramón no coinciden. En una de ellas el forense concluye que el joven se cayó de espalda, desde una altura de un segundo piso, sobre una cabina de teléfonos cuando intentaba escalar hasta un balcón; se golpeó en ella y acabó en el suelo, a unos 2 metros de distancia de la misma, con el cuerpo hacia abajo. A juicio de este forense, el joven cayó casi recto, se golpeó las rodillas y se dio de bruces contra la acera.

Otro de los forenses aseguró que la caída fue completamente vertical y se dio con la cabeza contra el suelo, pero no hace referencia alguna a la cabina de teléfono.

El sumario admite que la muerte pudo ser causada por otra persona

Ninguna de estas dos conclusiones fue confirmada jamás con prueba alguna, es más: el mismo sumario de la investigación no descarta que la muerte de Ramón hubiese sido causada por otra persona: considera que esta posibilidad es igual de verosímil que la hipótesis de que muriese a casusa de un accidente.

La investigación de la brigada científica señala una muerte violenta

La familia de Ramón tiene una explicación para la muerte que fue avalada en su día por Brigada de Investigación Científica, que se desplazó desde Madrid a Vigo para tomar datos y huellas en el lugar de los hechos. La muerte de Ramón se produjo así: el joven estaba orinando cuando alguien le golpeó por detrás con tal fuerza que lo dejó en el sitio; cayó de rodillas, de ahí las heridas en las mismas, y luego de bruces contra el pavimento, lo que justifica la rotura de los dientes.

La realidad, 10 años después, es que aquellos responsables públicos y organismos que prometieron su ayuda a los familiares de Ramón y que le expresaron, públicamente, su solidaridad, no han vuelto a contactar con ellos, “nunca”.

La verdad es que todos los compromisos y promesas de que se investigaría cada pista, cada indicio y que se llegaría al final para saber qué le pasó a Ramón, no se han cumplido.

También te puede interesar