RGPD - Cookies
Ciencia y Tecnología

Pediatras alertan de que el nuevo modelo de formación ideado por Sanidad pone en peligro la calidad de la atención

La nueva propuesta de modelo de formación sanitaria especializada recientemente presentada por el Ministerio de Sanidad despierta una profunda preocupación en las dos principales sociedades científicas que agrupan a la mayor parte de pediatras de Atención Primaria en España.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) y la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), consideran que las directrices del nuevo programa formativo de las especialidades médicas, concretamente el programa de Pediatría y sus Áreas Específicas y el de Medicina Familiar y Comunitaria, actualmente en fase de redacción por las Comisiones Nacionales de las especialidades, “no contemplan específicamente las rotaciones de los residentes de Pediatría ni de Medicina de Familia por los Centros de Salud”.

Los nuevos programas “son listas de competencias clínicas a adquirir por los residentes, sin que en ellos se especifique el itinerario formativo ni el lugar específico en el que deben adquirirse los nuevos conocimientos por parte de los futuros especialistas. Tampoco se detalla el tiempo necesario para adquirirlas ni los criterios de evaluación”.

El Sistema Sanitario Público español es diferente al de los países de nuestro entorno, con centros de salud y hospitales al servicio de los ciudadanos, ofreciendo una atención continuada en la salud y de la enfermedad, «siendo la Atención Primaria donde mayor importancia tiene la atención biopsicosocial a las familias», apunta la doctora Concepción Sánchez Pina presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).

Fuera de nuestras fronteras muy pocos países disponen de médicos especialistas en Pediatría y en Medicina Familiar y Comunitaria en equipos multiprofesionales, sin copago y proporcionando una asistencia sanitaria de calidad para toda la población. Mientras que en España «la atención preventiva se desarrolla en los centros de salud, con diversos programas de vacunación y de seguimiento tanto de los niños y adolescentes sanos como de aquellos con enfermedades crónicas», afirma por su parte el Dr. Venancio Martínez Suárez presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP).

Ambas sociedades consideran que los profesionales, gracias a su labor y compromiso, contribuyen a mejorar los indicadores de calidad y excelencia a nivel mundial. Asimismo, estas características diferenciales españolas con dos niveles bien distintos de asistencia pública, no se contemplan en los programas formativos médicos europeos con las directrices del Plan Bolonia, ya que carecen de Centros de Salud.

Desde hace más de diez años, indican los médicos,se ha avanzado mucho en el proceso de descentralización de la formación de los residentes de Pediatría, con la aprobación en el año 2006 de los requisitos generales para la acreditación de Centros de Salud vinculados a Unidades Docentes acreditadas para la formación de especialistas en Pediatría y sus Áreas Específicas. Así como, el reconocimiento desde el año 2006 de la rotación obligatoria de tres meses para los pediatras por Atención Primaria, «creemos que estas rotaciones, cuanto más largas mejor, ya que son esenciales para la supervivencia de la Pediatría de Atención Primaria, y fundamentales también para despertar vocaciones de pediatras generalistas», afirman desde ambas sociedades.

Por su parte, y para mejorar la formación en Atención Primaria (AP) de los residentes, los pediatras de AP han liderado en la Confederación Europea de Pediatras de AP (ECPCP), la creación de un plan de estudios específico. Este fue publicado en 2014 como el primer Currículum Europeo de Pediatría de Atención Primaria, y ha sido adoptado por el Global Pediatric Educational Consortium (GPEC), organismo mundial responsable de la formación en Pediatría. Además, actualmente se está extendiendo también a otros países de Hispanoamérica.

«Para los médicos en formación, residentes de pediatría y de medicina de familia, podría ser más cómodo no desplazarse a los desconocidos centros de salud, no salir del ´cascarón´ hospitalario, no experimentar la realidad de la Atención Primaria, pero no entendemos cómo van a aprender los residentes de las especialidades de Pediatría a ejercer su futura profesión sin conocerla, sin vivirla y sin ejercitarla antes de salir al ruedo», remarca la doctora Sánchez Pina.

Dos terceras partes de los pediatras españoles trabajan en Atención Primaria, sin embargo la representación en la Comisión Nacional de la especialidad de Pediatría y sus Áreas Específicas es de sólo un miembro de los once que la componen. Si ahora, tras muchos esfuerzos, faltan pediatras que quieran pasar las consultas de los centros de salud, la situación empeorará en los próximos años hasta su extinción con las nuevas directrices formativas, auguran ambas sociedades. «Se busca tal vez, la privatización encubierta al vaciar de residentes los centros de salud, sin asegurar el recambio generacional. Con las nuevas directrices del Ministerio vamos para atrás como los cangrejos» afirman los presidentes de AEPap y SEPEAP.

Para concluir, los pediatras de Atención Primaria han solicitado audiencia y esperan la cita anunciada estos días en la prensa para tratar estos temas con la Ministra de Sanidad «les rogaremos que modifiquen estas directrices formativas o la pediatría de AP se verá, una vez más, amenazada».

También te puede interesar