Ciencia y Tecnología Vigo al día

En el Cunqueiro juegan con tu vida: ha habido que fresar el cráneo a un enfermo por falta de instrumental

Exterior de los quirófanos del Cunqueiro
Exterior de los quirófanos del Cunqueiro

Las operaciones en el Hospital Álvaro Cunqueiro se realizan no cuando son necesarias para tratar una enfermedad, sino cuando lo indica la empresa concesionaria del mismo. Así de rotundo es el personal del centro que denuncia que la falta de material quirúrgico y de material esterilizado es competencia absoluta de la empresa privada.

La misma ha hecho imposible utilizar el material de quirófano que se ha traído desde el Hospital Xeral y el Meixoeiro, “que está almacenado en cajas en un almacén y no puede usarse”.

El único que puede emplearse es el que suministra esta empresa, “que es ajena completamente al ámbito sanitario” y que, además es la responsable de su limpieza, transporte y esterilización. Ésta se realiza cuando decide, en función de sus intereses, la mencionada empresa, “sin que ni el gerente, ni el conselleiro, siquiera, puedan hacer nada al respecto”.

El instrumental que sale manchado de los quirófanos permaneces así durante horas, “cinco, seis o siete, metido en cajas, con la sangre aún pegada, sin pasarlo por agua”, hasta que se traslada al Xeral para su esterilización. Una vez allí, y ya limpio, vuelve a colocarse en cajas y espera a que haya una cantidad suficiente que compense el transporte de vuelta al Cunqueiro.

Esta espera, “y en especial la falta de un lugar para hacer un primer lavado en el nuevo hospital”, hace que, “en muchísimas ocasiones” no cumpla los “requisitos mínimos” para su utilización a la hora de realizar una intervención quirúrgica y que ésta tenga que suspenderse.

El personal denuncia que el número de operaciones que se aplazan, “muchas veces sin una fecha concreta para su realización”, por falta de instrumental o por su deficiente esterilización sea “cada día mayor, mucho más de lo que reflejan los medios de comunicación”.

A ello se suma el hecho de que el material “no esté disponible cuando debe empezar a operarse”. Los profesionales indican que “si tiene que estar en quirófano a las 9, por ejemplo, llegue a las 12, retrasos que son ya norma habitual de funcionamiento”.

A estas gravísimas deficiencias-que ya han sido documentadas a algún paciente por escrito-se suman otras muchas en “servicios tan sensibles como Urgencias, Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y la UCI pediátrica”, como ha recalcado este lunes en el Pleno del Concello Liliane Bettremieux, enfermera que, representando al Colegio de Enfermería cuyo presidente ha estado en la reunión de la Corporación, ha intervenido esta mañana ante los concejales.

Durante un raquítico tiempo de 5 minutos, que le ha otorgado el alcalde, Bettremieux ha descrito lo que ha calificado de “graves taras estructurales y de material” del Cunqueiro.

Por falta de material hubo que fresar un cráneo para salvarle la vida a un paciente

Para ilustrar las mismas relató un caso concreto una craneotomía.“Esta operación, que debía realizarse a las 2 de la tarde, precisa una sierra con motor, dado que este fue necesario en otras intervenciones, no estaba en el hospital, sino de paseo por Vigo camino de esterilización”. Ello hizo necesario conseguir otro, “pero no lo había en el almacén, lo cual hizo que tuviese que pedirse por el conducto jerárquico habitual”.

A las 5 y media de la tarde- tres horas y media más tarde de la fijada para la intervención- “nos dicen que el motor no llegará hasta las 6 o las 7 de la tarde y, cuando volvemos a llamar, nos comunican que no estará hasta las 9 y media de la noche”. Ello hace que sea necesario buscar alternativas, dado que era una operación urgente.

“Encontramos un Hilán eléctrico pero no tiene sierra, luego un Hilán de bola que no funciona; damos con otro motor distinto pero sin sierra… encontramos una sierra pero sin pasador”. Por ello, y sin poder esperar más, “se toma la decisión de operar con un motor incompleto… pero en lugar de cortar, el hueso se fresó”.

Ello ha supuesto que al paciente haya quedado con un defecto “de por vida, algo innecesario”, aunque la alternativa de esperar hubiese sido peor, “si hubiésemos esperado por el motor que nos iban a mandar a las 9 y media de la noche, el paciente estaría muerto”.

También te puede interesar