RGPD - Cookies
Destacados Nacional

Felipe González se vuelve un esperpento, «en el Chile de PInochet se respetaban más los derechos humanos que en la Venezuela de Maduro»

felipe_gonzalezDe aquel ‘Isidoro’ que salió de la clandestinidad para liderar el Partido Socialista y del joven presidente del Gobierno que logró 202 diputados para la izquierda en 1982, no queda ni el recuerdo.

Felipe González empieza a parecerse más a una de las marionetas de guiñol que lo imitan, o a su sucesor en La Moncloa, que al líder que estaba al frente del partido socialista más fuerte de Europa.

Hace unos días, apenas una semana después del aniversario del asesinato del presidente Allende, durante el golpe de estado de Pinochet, acusado de crímenes contra la Humanidad,-al que siguió una brutal represión en la que fueron ajusticiadas, entre 1973 y 1990 más de 40.000 personas, tal y como reconoció en 2011 la Comisión Valech del Parlamento chileno- el ex presidente González declaró en público que en la Venezuela de Nicolás Maduro se respetan menos los derechos humanos que en la dictadura de Augusto Pinochet.

González, que ejerce de abogado de Leopoldo López, líder opositor venezolano encerrado y condenado a 14 años de cárcel en un proceso que, cuanto menos, no ha cumplido las mínimas garantías legales, afirmó «visité a dos condenados por la dictadura, que salieron después, en pleno estado de sitio en Chile. Pues el estado de sitio del Chile de Pinochet respetaba mucho más los derechos humanos que el paraíso de paz y prosperidad de Maduro».

El ex presidente del Gobierno recalcó que a Maduro le «da miedo enfrentarse a unas elecciones limpias». González, a quien Venezuela no permitió ejercer la defensa de López durante la vista oral, calificó el juicio como una «burla».

Pese a la más que dudosa legalidad democrática de muchas de las decisiones, actitudes, leyes y actuaciones del esperpéntico gobierno de Maduro, ajeno a las protestas de buena parte de los venezolanos y más preocupado en mantenerse en el poder que por resolver los problemas que afronta su pueblo, en un país en el que sus opositores acaban encarcelados, no hay que olvidar la amistad y las magníficas relaciones que Felipe González mantuvo con otro presidente venezolano: Carlos Andrés Pérez, de las que el ex presidente no habla.

Carlos Andrés Pérez fue destituido de su cargo por el Parlamento de Venezuela, ante la declaración de procedencia de antejuicio de mérito por parte de la Corte Suprema de Justicia acusado de malversación de fondos públicos y fraude a la nación. Además de ello, durante el conocido como ‘Caracazo’, entre el 27 y el 28 de febrero de 1989, tras dar él la orden, las Fuerzas Armadas reprimieron las protestas en los barrios marginales de la capital causando, según datos oficiales, 276 muertos y numerosos heridos.

Estos números, según la O.N.G. de Derechos Humanos Cofavic, no se corresponde con la realidad, y cita la aparición de fosas comunes como La Peste, donde según esta O.N.G. aparecieron 68 cuerpos sin identificar, «fuera de la lista oficial».
Organismos no pertenecientes a las Fuerzas Armadas, como la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), dependientes del gobierno de Pérez, la policía Metropolitana y la Policía Judicial PTJ, cometieron incontables abusos y asesinatos, tantos que la cifra de desaparecidos esos dos días se acerca a los 2.000.

También te puede interesar