RGPD - Cookies
Destacados Internacional

El Fondo Monetario advierte de que las medidas impuestas a Grecia no arreglarán nada

La directora del Fondo Monetario Internacional
La directora del Fondo Monetario Internacional

El Fondo Monetario Internacional (FMI), que no es sospechoso de alinearse con ningún partido de izquierda o de no estar al lado de los ultraconservadores Merkel, Schuable, Junker, Rajoy o el ex primer ministro griego Samaras, ha advertido que el acuerdo que ha aceptado el Gobierno Tsipras no servirá.

A juicio del FMI-que ha divulgado este miércoles un detallado informe sobre la situación de Grecia- en apenas dos años, la deuda del país llegará al 200% de su Producto Interior Bruto (PIB), y que únicamente podrá salir adelante con medidas que nada tienen que ver con las impuestas por Europa. Las mismas, dice el Fondo Monetario, son un «duro peaje» para la economía griega y solo llevan a un empeoramiento de la deuda.

Por ello el FMI recalca que es necesaria una gran quita para que el país tenga la oportunidad de recuperarse. A esa quita se opone Alemania-pese a que ha sido pedida por el presidente Obama y su secretario del Tesoro-. Además, Merkel, su ministro de Finanzas, el presidente de la Comisión Europea y los primeros ministros conservadores europeos- a excepción del británico Cameron, que en año y medio convocará un referéndum para que los ciudadanos decidan si el Reino Unido sigue en la Unión Europea o no-también han dicho ‘no’ a ampliar a Grecia el plazo para el pago de la deuda, algo que ahora pide el Fondo Monetario, que enfatiza la necesidad de dar a los griegos un período de 30 años para afrontar la deuda europea hecho al que añade la necesidad de aportar cantidades anuales a los presupuestos helenos.

Curiosamente-pese a lo que ha declarado el fallido candidato a presidir el Eurogrupo, el ministro de Economía De Guindos, que ha culpado al Ejecutivo de Tsipras de la situación extrema a la que ha llegado la economía griega-la realidad es que se ha llegado a esa situación por la calamitosa gestión de los gobiernos del conservador Kostas Karamanlis (2004-2009), durante cuyo mandato se falsificaron los datos macroeconómicos griegos, para que reflejasen que el déficit era del 3,9% cuando la realidad era que se elevaba al 12,7%– el gobierno, mediante la asistencia de Goldman Sachs, JPMorgan Chase y otros bancos, desarrolló varios instrumentos financieros que le permitió esconder todos sus préstamos ; de Yorgos Papandreu, del PASOK; de Lukas Papadinos, que antes de ser primer ministro ocupó el cargo de Gobernador del Banco de Grecia y presidente del Banco Central Europeo, y del también conservador Antonis Samaras, apoyado por el presidente Rajoy-al frente de un ejecutivo de coalición con el PASOK-. Durante la gestión de estos primeros ministros, el desempleo pasó del 9 al 28%-como lo dejó el Gobierno Samaras-; la renta per capita, de 12.000 a 7.500 €; los depósitos bancarios de 245.000 a 130.000 millones de euros; la deuda pública, del 103% al 185% del PIB.

¿Cómo se financió esa deuda pública?los bancos europeos (incluidos los griegos) hicieron un buen negocio prestando dinero al Estado griego, en especial los franceses, italianos y alemanes. Estos préstamos se hacían de la siguiente manera: los bancos recibían dinero del Banco Central Europeo a un interés del 5% y se lo prestaban a Grecia al 7,5-8%. Cuando la situación llegó a ser insostenible, a finales de 2011-como ya sabían los organismos públicos- desde el Fondo Monetario, el Banco Central y la Comisión Europea se buscó trasladar el riesgo de impago griego a los bancos de manera que fuese asumido por los Estados europeos y dar tiempo para que los bancos europeos-en especial los franceses y alemanes- pudiesen ir deshaciéndose de los títulos de deuda pública al mismo tiempo que los Estados europeos y el BCE pasaban a ser propietarios de los mismos. Por ello, cuando se hizo finalmente la reestructuración de la deuda pública, en 2012, la práctica totalidad de esos bancos no perdieron nada: ya no tenían deuda griega, que estaba en manos públicas.

Este hecho ha sido denunciado por distintos especialistas, entre ellos varios Premios Nobel de Economía y, hace unos días, el ex primer ministro italiano Massimo D’Alema. Como saló este último, esas ‘ayudas’ que se han dado a Grecia, en realidad han ido a parar a los bancos alemanes, franceses e italianos. D’ Alema ha asegurado que cuando un país pobre no es capaz de pagar sus deudas, llegan las ayudas europeas, “hemos dado a Grecia 250.000 millones de euros. Pero no para las pensiones de los griegos, sino para pagar los intereses a los bancos alemanes, franceses y muy parcialmente italianos. 220.000 de los 250.000 millones de ayuda han ido directamente a los bancos alemanes, franceses e italianos, los prestamistas”.

También te puede interesar