RGPD - Cookies
Galicia

Punxín logra que su párroco dimita por solicitud de los feligreses

El sacerdote de Punxín y Freás en Ourense, Jesús Conde, ha dimitido de su puesto tras las protestas recibidas por sus feligreses ante el descontento generalizado por sus palabras y actos. La vecindad recogió firmas contra el cura, por negarse a celebrar cabos de año, insultar a las mujeres o no ofrecer la comunión a solteros que conviven con sus parejas.

Los vecinos mostraron su negativa de regresar a la homilía, prohibiendo el paso al sacerdote al interior del santuario. El delegado de la Diócesis y párroco en Verín, José Estévez, declaró que no existió presión para la renuncia del sacerdote, en su propia persona se marcharía «si mi trabajo en un sitio no va a tener sentido por los motivos que sean«. Ante la situación presentada, el implicado manifestó que seguir «ya no tenía sentido por las circunstancias«.

Un posible malentendido es la base argumental de Estévez, que ha señalado «cuando hay una queja, queremos oír a las dos partes y luego hacer la valoración oportuna«, añadiendo que «ha faltado un poco de comunicación entre el cura y los feligreses«. El sacristán que dimitió por sus roces con el religioso, Jonathan Veiga, volverá al cargo ahora que su superior se despide “yo creo que se le presionó» para marcharse, añadiendo que era la primera vez que se encontraba en esa circunstancia.

 

También te puede interesar