RGPD - Cookies

20 años sin Ayrton Senna

El mundo recuerda este jueves a Ayrton Senna, el mito de la Fórmula 1 muerto hace ya 20 años en el circuito de Ímola, en Italia, a los 34 años de edad. Senna corrió 11 temporadas en la categoría reina del automovilismo, disputó 161 grandes premios logro, 65 primeros lugares en la parrilla, 41 victorias, 80 podios y casi 3.000 vueltas a circuitos, consiguiendo ser campeón del mundo en 1988, 1990 y 1991.

Senna en el Toleman con el que realizó una impresionante carrera en Mónaco

Senna empezó su marcha en la Fórmula 1 a los mandos de un Tolemancon el que realizó en Mónaco una de las carreras más impresionantes de la historia de este deporte- y Lotus, que dieron paso a sus años de más éxito, en McLaren, durante los cuales su gran rival fue el francés Alain Prost, con quien se recuerdan duelos legendarios y momentos de mucha tensión, colisiones, amenazas e insultos incluidos, que ayudaron a hacer de las carreras uno de los eventos deportivos más seguidos en todo el mundo.

Senna dentro del Willians en el que murió

Senna se dejó la vida en la temida curva de Tamburello, el 1 de mayo de 1994 después de que su coche, un Willians-Renault, perdiese el efecto suelo a más de 300 kilómetros por hora y él no pudiese dominarlo, estrellándose contra el muro. Inmediatamente fue  atendido por las asistencias que lograron sacarlo con vida del monoplaza y desplazarlo en helicóptero al hospital Maggiore de Bolonia, en el que murió 4 horas más tarde. El cuerpo de Senna no tenía una sola fractura o herida de gravedad salvo la mortal, en el cráneo y que “de no haberse producido habría permitido al piloto volver andando al box”, como aseguró el legendario doctor Watkins, fallecido en 2012.

Senna al volante de McLaren

Ayrton Senna no solo será recordado por sus victorias o su increíble capacidad para pilotar bajo la lluvia, donde nunca ningún piloto ha igualado su habilidad, sino por su carisma, su manera de ser o su actitud en el circuito. Senna era un competidor nato, suyas son frases como “El segundo es el primero de los perdedores, esa historia de que lo importante es competir no pasa de demagogia” o si en carrera lo tienes todo bajo control, es que no vas al límite”. También se le recordará por su preocupación por la seguridad- pese a que corría riesgos que ningún otro piloto asumía-: en el Gran Premio de Bélgica de 1992 detuvo su monoplaza, corriendo el riesgo de ser atropellado, para ayudar a Erik Comas, que acababa de sufrir un accidente o, el homenaje que pretendía realizar a piloto, el austríaco Roland Ratzenberger, que murió en el mismo circuito, un día antes que Senna, tras estrellarse, durante la clasificación en la curva Gilles Villeneuve: en el coche destrozado de Senna se encontró una bandera de Austria con la que el brasileño quería recordar a su compañero fallecido.

Para recordar a Senna, este jueves se descubrirá un busto suyo en Ímola, donde los neumáticos de los Fórmula Uno dejaron de rodar hace años. El acto dará inicio a cuatro días de conmemoración en el antiguo circuito italiano, que terminarán el próximo domingo con una carrera ciclista.

En Sao Paulo será inaugurará también hoy una exposición sobre su vida, que irá recorriendo, durante los próximos meses, toda la ciudad. Por su parte, la aerolínea brasileña Azul, homenajeó al piloto el pasado martes con la presentación de un avión “personalizado” que hace alusión a los símbolos que lo identificaron.

 

También te puede interesar