RGPD - Cookies
Destacados

Aznar a Chávez, «mira Hugo, si yo hubiera querido dar el golpe y lo hubiera organizado, te aseguro que ahora, no estabas aquí»

Eso fue lo que le dijo el ex presidente del Gobierno al entonces líder venezolano, durante una cumbre iberoamericana, después de que el gobierno de Venezuela acusase al español de haber apoyado el intento de golpe de estado de 2002.

Quien ha revelado esta conversación ha sido el propio José María Aznar, en la segunda parte de sus memorias, titulada ‘El compromiso del poder’ en la que niega que tuviera algo que ver con el intento de golpe contra Hugo Chávez y asegura que le comentó después que, de haber estado implicado, ese golpe habría triunfado y él no habría seguido al frente de Venezuela.

El ex presidente dedica gran parte de un capítulo de su libro a su relación con Chávez, de quien dice que al acceder a la jefatura de Estado de Venezuela «no tenía un programa político claro ni sabía bien lo que tenía que hacer» .

En el viaje que realizó a España como presidente electo en 1999, le sugirió que huyera de cualquier tentación de convertirse «en el típico caudillo iberoamericano, siempre efímero, y que apostara por ser un reformista democrático profundo».

Después, en su primera visita a la sede presidencial de Miraflores, Aznar explica que se reunió durante tres horas con Chávez y éste habló sobre todo de economía «y dejó muy claro hasta qué punto ignoraba casi todo sobre esta materia». En aquel momento confiesa que Chávez parecía «un tipo con el que se podía llegar a acuerdos dentro de sus singularidades», aunque reconoce que fue cambiando con el tiempo por la influencia del régimen cubano y de los sectores comunistas venezolanos.

«Tú tienes que elegir», asegura Aznar que le llegó a plantear en alguna ocasión a Chávez, quien cree que optó por un modelo revolucionario para convertir a Venezuela en «una Cuba repintada, mucho más grande y con ingentes cantidades de petróleo» y de consecuencias «nefastas» en términos democráticos, institucionales, económicos y sociales.

Tras insistir en que no había tenido información alguna sobre el intento de golpe, desvela que cuando éste se produjo recibió una llamada del Gobierno cubano pidiéndole que organizara un convoy para trasladar a Chávez a España. También le pidió que garantizara la seguridad de la embajada de Cuba en Caracas y que la embajada española asumiera la protección de los cubanos en Venezuela.

Aznar explica que su respuesta fue tajante, negándose al traslado de Chávez porque nunca lo haría a petición de un tercero y porque, si accedía, le acusarían de formar parte del golpe.

«Les dije que si querían sacar a Chávez de Venezuela, lo sacaran ellos», escribe el autor, que informa que pidió al presidente de la llamada Junta Cívico-Militar, Pedro Carmona, garantías para Chávez y respeto a la legalidad.

Para Aznar, las personas que se habían hecho cargo del poder no supieron manejar la situación y el golpe fracasó, algo que confiesa que le ha llevado a plantearse algunas reflexiones.Entre ellas, que si hubiera accedido a trasladar a Chávez a España es mucho más probable que el golpe hubiera triunfado y que el presidente venezolano hubiera muerto en el exilio.

«De ahí que siempre me resultara paradójica y absurda la acusación de haber intentado derrocarle. No sólo no lo hice, sino que, involuntariamente —añade—, contribuí a mantenerle en el poder».

 

También te puede interesar