RGPD - Cookies
'Qué te cuentas?'

El cinismo de algún ‘medio’ criticando a otros por la cobertura de la muerte de Asunta

Hace falta tener la cara como un saco de cemento para publicar el artículo que puede leerse este domingo en un conocido periódico. El mismo critica el trato que dan varios programas televisivos a la muerte de la niña de 12 años cuyo cuerpo apareció en Teo el pasado día 22, rasgándose las vestiduras porque aquellos hablan de sangre, detalles morbosos, datos no contrastados, rumores en lugar de noticias y juicios paralelos.

Imposible echarle más jeta, considerando que ese conocido periódico ha sido pionero en apuntarse a los rumores, a las suposiciones, a las elucubraciones, noticias sin contrastar, titulares escabrosos o datos falsos, que durante estas dos semanas han ocupado tanto la portada –a cuatro columnas- como cinco páginas interiores.

Como comenta una persona que ha seguido este caso a través del mencionado diario, “es el único que va a acertar sobre lo que pasó realmente, porque ya ha publicado que fue la madre, que fue el padre, que los dos estaban compinchados y que había una tercera persona implicada”. A ello se suma el móvil del crimen: en un primer momento se fundaba en que la pequeña era la heredera principal de sus abuelos, luego, cuando se supo que no, dijo que había recibido una considerable cantidad de dinero y propiedades en vida de aquellos y, finalmente, cuando también se supo que esto era falso, siguió manteniendo el móvil económico, eso sí, sin especificar en qué se basaba para ello ni desmentir la afirmación de que los padres habrían planificado el crimen meses antes para cobrar la herencia.

No satisfecho con todo esto, el mismo rotativo, anunciaba que los padres de la pequeña iban a ser investigados por la muerte de los abuelos maternos; ‘destapaba’ una supuesta relación íntima de la madre de la niña con un ciudadano marroquí, más tarde que no era con él sino con un amigo; en posteriores ‘entregas,’ aseguraba que la menor había sido ‘drogada’ con el mismo medicamento que tomaba su madre, luego que fue el padre el que puso la medicina en su comida; también publicó que ella no descartó, en su declaración ante el juez, la culpabilidad de su ex marido, a continuación que las declaraciones de ambos coincidían hasta en las contradicciones; asimismo, que la pequeña estaba medicada por una alergia, antes de afirmar que esa alergia no existía;

No es solo que no se haya respetado la verdad, es que no ha habido ni una sola rectificación y, encima, hay algún ‘periodista’ del medio indicado que es habitual de los mismos programas que hoy asegura que se dedican a la sangre, los detalles morbosos, los datos no contrastados, los juicios paralelos y los rumores en lugar de noticias.

 

También te puede interesar