RGPD - Cookies

Espectacular

 

Uno de los ciclistas pasando sobre la batea instalada en Vilanova/Fotografía: Pily Reñones

Uno de los equipos saliendo de la batea en Vilanova de Arousa/ Foto: Pily Reñones

Fotografías: Pily Reñones/ Un auténtico espectáculo. La idea que hace unos meses presentó a la prensa el presidente de la Diputación  de que La Vuelta saldría de una batea – y que a muchos nos pareció imposible – se hizo realidad este sábado en Vilanova de Arousa. Miles de personas no quisieron perderse el inicio más original en los 68 años de vida de la ronda ciclista española – entre ellas los presidentes del Gobierno y de la Xunta o la ministra de Fomento -.

LOs presidentes de la Diputación, la Xunta y el Gobierno, con la ministra de Fomento/Foto: Pily Reñones

Y ganaron con la espera, abarrotando el recorrido, subidos a barcos – más grandes de los que llevaron a los corredores y sus bicicletas al inicio de la etapa -, sobre estatuas, en el pantalán, escalando al palo mayor de algunos veleros, desde el balcón de casa, o tranquilamente en una terraza, disfrutando del sol, de una inmejorable temperatura de 25 grados y del espectáculo que ofrecieron los 198 participantes en la prueba.

El rey de esta prueba marina fue el ciclista esloveno Janez Brajkovic, que  se ha convertido este sábado en el primer líder de la Vuelta a España 2013 tras haber vencido su equipo, el Astana, la primera etapa de la ronda española consistente en una contrarreloj por equipos de 27 kilómetros que se ha disputado entre Vilanova de Arousa y Sanxenxo.

Por encima del resto de corredores destacó el italiano Nibali. Su equipo no contaba entre los favoritos a la victoria de etapa, los favoritos a priori eran Omega y RadioShack, pero al final el equipo kazajo fue el único que consiguió bajar de los 30 minutos (29.59). Nibali dejó que fuera su compañero Brajkovic el que pasase primero por la línea de meta y por tanto el esloveno se enfundó el primer maillot rojo.

Los otros dos grandes favoritos al triunfo final, los españoles Alejandro Valverde (Movistar) y Joaquim ‘Purito’ Rodríguez (Katusha), corrieron distintas suertes. El murciano acabó a 29 segundos de Nibali, tras una gran contrarreloj de su equipo. No puede decir lo mismo Rodríguez, que se dejó 59 segundos con el italiano y 30 con Valverde tras una mala crono de su equipo.

Movistar se mostró como un equipo muy serio, que de no ser por el pinchazo de Iván Gutiérrez y los dos o tres segundos que se dejó el polaco Szmyd – que era el sexto corredor del equipo en esos momentos – en línea de meta, podría haber hecho un mejor crono incluso. Katusha dio una impresión muy diferente, el equipo ruso estuvo muy irregular, no pareció estar metido en carrera en ningún momento.

 

También te puede interesar