RGPD - Cookies
Vigo al día

La sicav ‘Chersa 2002’ se suma a la querella criminal contra el presidente de Pescanova

«Los querellantes perjudicados han visto como el Capitán Pescanova -Manuel Fernández de Sousa- vendió acciones por más de 30 millones de euros usando información privilegiada y que emulando, en sentido figurado, al capitán Schettino (del Costa Concordia), saltó precipitadamente de la nave propiciando el naufragio del barco y en este caso la ruina de los accionistas».

Así dice en una parte el escrito de la querella criminal a la que se ha sumado la sicav ‘Chersa 2002’ contra el presidente de Pescanova y el ex consejero delegado de la empresa, Alfonso Paz Andrade. Los abogados de la misma alegan pérdidas de 143.196 €, tras comprar acciones de la multinacional en 2012 y venderlas el pasado 5 de marzo, – los días inmediatamente posteriores al levantamiento de la suspensión de la cotización por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y antes de la suspensión actual, el 12 de marzo.

«La pérdida de patrimonial no es fruto de los avatares del mercado, sino de presuntos hechos delictivos», señala el escrito de adhesión presentado este miércoles en el juzgado de instrucción número cinco de la Audiencia Nacional, el mismo día en que la firma celebra consejo de administración.

Tras conocerse la auditoria ‘forensic’ de KPMG, que cuantifica la deuda financiera a 31 de diciembre de 2012 en 3.281 millones de euros, con un patrimonio neto negativo de 927 millones de euros, el abogado Felipe Izquierdo, en representación de diez inversores, solicita que se amplíe la imputación a Fernández de Sousa y Paz-Andrade, por la comisión de presuntos delitos de fraude y estafa.

En el escrito, los demandantes, cuyos daños ascienden a 534.991,54 €, solicitan que se imponga de manera solidaria a ambos directivos la obligación de prestar fianza por un total de 927.317 €, decretándose el embargo de bienes suficientes para cubrir dichas responsabilidades si no desembolsaran dicha fianza.

 

También te puede interesar