RGPD - Cookies
Destacados Internacional

El Fondo Monetario reconoce lo que todo el mundo sabía: condenó a Grecia a la pobreza

La directora del Fondo Monetario y la canciller Merkel

El Fondo Monetario Internacional (FMI), un organismo que toma decisiones sobre la vida de las personas en todo el mundo, pese a que quienes toman dichas decisiones no han sido elegidos democráticamente por nadie, que no ha propuesto una sola medida para haya funcionado para superar la crisis económica, cuyos tres últimos responsables han estado o están procesados, que carece de fondos propios y cuyos dirigentes proceden, en su mayoría, del mismo sector que ha causado la recesión económica, ha admitido lo que todo el mundo ya sabía: se ha equivocado en su diagnóstico, en su tratamiento y en la ejecución del mismo.

El propio FMI,  ha reconocido que el programa de rescate de Grecia ha tenido «fallos notables», y llega a la misma conclusión, eso sí casi cuatro años y centenares de miles de empobrecidos después, que los movimientos sociales: las decisiones que se tomaron en Grecia demuestran la importancia de repartir la carga del ajuste entre los diferentes niveles de la sociedad, y no solo sobre los asalariados, los pensionistas, los discapacitados o los dependientes.

En una evaluación interna sobre el rescate de Grecia, el Fondo subraya que, como consecuencia del programa de ayuda acordado con la ‘troika’, la economía helena ha registrado una recesión «mucho más profunda de los esperado con un desempleo excepcionalmente elevado».

En esta línea, también admite que se no ha logrado restaurar la confianza de los mercados, que el sistema bancario ha perdido el 30% de sus depósitos y que la deuda pública ha permanecido demasiado elevada, lo que obligó a su reestructuración y provocó “daños colaterales”…eso sí, en los balances de los bancos, que ya estaban debilitados por la recesión.

Asimismo, el organismo dirigido por la ultraconservadora Christine Lagarde subraya que, aunque la competitividad ha mejorado en cierta medida por la caída de los salarios, las reformas estructurales se han estancado y no se han logrado alcanzar mejoras en la productividad.

El FMI llega a esta conclusión después de haber ahogado a Grecia en un paro que se acerca al 28%, acabando con un mercado laboral al que nunca podrán volver los mayores de 45 años; después de que decenas de miles de jóvenes griegos hayan emigrado; tras recortar la cobertura sanitaria a millones de personas, de que se haya despedido a miles de trabajadores públicos, una vez que se ha desmantelado la educación pública, empobrecido a centenares de miles de jubilados o dejado sin casa a un número incontable de familias.

La pregunta ahora es ¿dónde más se ha equivocado el Fondo Monetario que, recordemos, estaba apoyado por la Unión Europea y el Banco Central Europeo? ¿En Portugal, en España? ¿Quién, como ha sucedido en Grecia, está pagando los errores de este organismo conservador que, con la ayuda de Europa y de los gobiernos como el griego, el portugués o el español ha impuesto sus medidas? ¿Van a tomar alguna decisión estos gobiernos, o vamos a tener que esperar a que el FMI vuelva a decir que se equivocó? Y, lo que no es menos importante ¿va a pagar alguien por esos errores?

 

También te puede interesar