Vigo al día

Congrevigo, que gestiona los conciertos y salas del Auditorio, está al corriente de pago

La situación del Auditorio Mar de Vigo se complica. Cada vez parece más cercana la suspensión de pagos por parte de la Unión Temporal de Empresas (UTE) Pazo de Congresos, de la que forman parte Scyr, Novagalicia Banco y Puentes, ante la falta de rendimiento económico de todo el espacio que ocupa el recinto y que abarca, además del Auditorio, el hotel, oficinas, el restaurante, el parking y locales comerciales.

Las oficinas no han llegado a alquilarse, tampoco los locales comerciales, las plazas de aparcamiento no han salido a la venta y el restaurante, que según ha sabido vigoalminuto, debía de hacer frente a un alquiler mensual de 10.000 €, ha cerrado Mientras, el hotel negocia con ‘Pazo de Congresos’ una rebaja ‘significativa’ de la tasa que tienen que abonar. Para ello arguye que no se cumplió el acuerdo que obligaba a la concesionaria a desarrollar la totalidad del espacio, además de señalar que no se ha llegado al volumen de actividad prevista.

En este momento, Congrevigo, que gestiona los conciertos y las salas del auditorio, está al corriente de pago, tanto del alquiler del mismo, como de los gastos que, en conjunto, superan los 40.000 € mensuales, pese a las dificultades para establecer una programación estable.

Precisamente, hasta este momento, era esta empresa la que se estaba haciendo cargo del importe por consumo de electricidad. Ello es así porque todo el complejo dispone de un único contador, dentro del Auditorio, por lo que se le pasa la ‘factura’ a Congrevigo que, tras pagarla, reclama la parte correspondiente a sus consumos, al hotel y al restaurante. Precisamente, el corte de luz de hace unos días es consecuencia de este sistema, puesto que los responsables de Pazo de Congresos llevaban desde diciembre sin indicar la cantidad desglosada que debía repercutirse a cada una de estas empresas. Ello significó que Congrevigo se hiciese cargo de la misma durante este tiempo, hasta que la cantidad ha subido tanto que no ha podido afrontarlo. Una vez que este desglose se ha resuelto, cada una de las empresas ha satisfecho la cantidad que adeudaba por el consumo eléctrico y se ha restablecido el fluido.

¿Qué futuro afronta el Auditorio? Es difícil de decir. Aunque el alcalde ha declarado que se trata de un problema entre empresas privadas, lo cierto es que lo más posible es que si ‘Pazo de Congresos’ solicita la suspensión de pagos, el siguiente paso que puede dar es solicitar al Concello el rescate de la concesión por una cantidad no inferior, en principio, a 25 millones de euros, cantidad que la economía municipal no puede asumir de ninguna manera.

 

También te puede interesar