RGPD - Cookies
Destacados

Los viajeros con sobrepeso pagan más en una aerolínea del Pacífico

 

La aerolínea Samoa Air, ubicada en el Pacífico, se congratula de esta decisión diciendo que es ‘la forma más justa de volar’.

Y es que, desde que comenzó a operar el año pasado, se convirtió en la primera compañía aérea que cobra dependiendo del peso.

De hecho, para comprar un billete en Samoa Air es obligatorio declarar el peso y someterse a un recargo por kilogramo en una tarifa que puede variar según la distancia del vuelo.

Pero ahí no queda la cosa, después de decir lo que pesamos, el personal de la aerolínea se asegura de que nadie haya mentido y, antes de embarcar, pasa a los pasajeros por una báscula. Todos los viajeros están obligados a hacerlo si quieren tomar el avión.

El listado de tarifas de la aerolínea cobra un recargo por kilogramo de 44 céntimos en los vuelos nacionales y de 80 céntimos en los internacionales. Así, por ejemplo, en un vuelo internacional con 400 kilómetros de recorrido, una persona con un peso de 150 kilogramos deberá desembolsar unos 120€.

Según argumentan desde la compañía, las aeronaves «siempre funcionan teniendo en cuenta el peso, no los asientos ocupados».

Pese a llevar ya desde el año pasado volando, no ha sido hasta ahora cuando ha comenzado a atraer la atención mediática, ya que la báscula también se emplea en vuelo internacionales.

La medida no parece hecha al azar, ya que en las islas del Pacífico, donde Samoa Air opera la mayoría de sus vuelos, es uno de los lugares con más personas obesas, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En concreto, el estado independiente de Samoa es el cuarto país con más personas obesas, con cerca del 60% de su población.

 

También te puede interesar