RGPD - Cookies
Ciencia y Tecnología

Aparece muerta en la Praia do Frade, en Baiona, una cría de calderón

Foto: Antonio Méndez Fundín

La que, en principio ha sido identificada por una cría de calderón, de algo más de metro y medio de longitud, apareció muerta este sábado por la tarde en la Praia do Frade, detrás del Parador de Baiona. Se trataría de uno de los más de 70 varamientos de cetáceos registrados cada año en Galicia, un número que señala una cantidad mucho mayor de animales marinos que mueren cerca de la costa, por capturas accidentales y, en menor medida por enfermedad. En la mayoría de los casos los cuerpos de estos animales acaban en zonas de difícil acceso en el litoral o bien en el fondo marino.

Desde 1990 Galicia dispone de una Rede de Varamientos, puesta en marcha por la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma), dependiente de la Xunta de Galicia, que es la única entidad que coordina esta red, dado que las especies que maneja están protegidas. En estos 23 años, la  coordinadora ha registrado alrededor de 5.000 ejemplares varados en toda la costa de Galicia y, a través del número de emergencias, 112, recoge toda la información de cada caso que se avista o se detecta en el litoral.

Los animales recogidos son trasladados, bien para intentar su recuperación o, en el caso de que estén muertos, para su estudio, por parte de la Unidade de Coordinación da Rede de Varamentos de Galicia en Nigrán y, en todos los casos, los especialistas toman muestras biológicas de los mismos. La misma se almacena en el Banco de Mostras Biolóxicas que, a su vez, sirve de base de datos para las investigaciones del Instituto Español de Oceanografía (IEO), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), o las universidades de Vigo y de Compostela.

 

También te puede interesar