RGPD - Cookies

Héctor Carré, «Personal Movie, es una película de suspense que narra, además, el paso de la juventud a la edad adulta»

Héctor Carré es un tío serio, habla despacio y va directamente a lo que quiere decir. Nos sentamos en una de las mesas vacías de un restaurante chino, poco antes de entrar al estreno de la cinta, en Vigo. “Sin suda, es una película de suspense”, comienza, “el protagonista tiene que descubrir qué ha pasado la víspera…que ha terminado tan borracho que no se acuerda de nada…y que al levantarse, en la nevera, encuentra restos de una chica con la que había estado la noche anterior”.Hasta donde recuerda, solo sabe que había acabado en la cama con ella…y se da cuenta de que no puede acudir a la policía, porque ello podría implicarle en un crimen”.

Héctor señala que ha querido rodar una película de suspense, esta película de suspense, ‘Personal Movie’, porque “me gusta mantener el interés del espectador en algo que va a venir…es el conocido ‘movimiento hacia delante’, donde das información que hace imaginar al público lo que va a pasar…o así lo intuye..le ofreces más información de la que tiene el propio protagonista, de manera que lo involucras, al mismo tiempo en la trama”.
Sin embargo no es esto lo único que quería contar en esta cinta, sino que , señala, “de lo que quiero hablar es de otra cosa… de ese segundo paso, después del que va de la infancia a la juventud…es una transición que no está marcada con una edad: es el que te lleva de la primera juventud a la edad adulta…es el momento en el que dejas de buscar la persona que nunca vas a ser y captas lo que eres. Aquí pasa eso, el protagonista llama a su padre, con el que no se llevaba bien, porque se ve en este problema…y, en ese reencuentro, también va saber porqué su padre se comportó como se comportó cuando era niño…y descubre, al final él mismo ya no es la persona que era antes, que es una persona distinta”.

Para este trabajo, «que ha sido largo  y al que ha cogido la crisis por el medio», que lo ha llevado de Galicia a Madrid, de allí a Cuba y vuelta a Galicia, Héctor Carré ha contado con un reparto íntegramente gallego para rodar una película “íntegramente gallega, que tiene personajes gallegos y que se desarrolla en Galicia”, entre los principales actores están Santi Romay, (Manolo), Chete Lera (Tomás, su padre, el policía), Yelena Molina (Érika), Miguel de Lira (Ismael), Víctor Mosqueira (Suso), Isabel Blanco (Dolores) y Devorah Vukusic (Chusa).

También te puede interesar