RGPD - Cookies
Cultura

Un diario italiano apunta a un escándalo homosexual y de desfalco económico como causas de la renuncia del Papa

Un informe de 300 páginas, realizado por tres importantes cardenales, entregado al Papa hace dos meses habría decidido a Benedicto XVI a renunciar a seguir al frente de la Iglesia. Eso es al menos lo que asegura el diario italiano ‘La Reppublica’ que indica que en el mismo se suma, a la lucha de poder, encabezada por el secretario de Estado, Tarsicio Bertone, relaciones homosexuales y una importante corrupción económica.

«Todo gira en torno a la observación del sexto y séptimo mandamiento», dice ‘La Reppublica’, que en una amplia información señala que Angelo Balducci, entonces ‘gentiluomo’ del Papa y presidente del Consejo Nacional italiano de Obras públicas, investigado por corrupción, cuyas conversaciones telefónicas, intervenidas por orden judicial, han desvelado que se ‘veía’ asiduamente con un miembro del coro de la  Capilla Musical de San Pedro en el Vaticano, un nigeriano llamado Chinedu Thiomas Eheim, que le ofrecía servicios sexuales con jovencitos, seminaristas incluidos.

«Sólo te digo que mide dos metros, pesa 97 kilos, tiene 33 años y es completamente ‘activo'», aseguraba el miembro del coro vaticano a Balducci en una de las conversaciones interceptadas.

Los encuentros sexuales, según asegura ‘La Repubblica’ citando la investigación judicial, tenían lugar en una villa a las afueras de Roma, en una sauna, en el mismo Vaticano y en una residencia universitaria. Esta última, según ‘La Reppublica’, era el domicilio en Roma de Marco Simeon, un joven de 33 hasta hace poco, director de Rai Vaticano.

‘La Repubblica’ punta que en el Vaticano hay un ‘lobby gay’, “una red transversal unida por la orientación sexual. Por primera vez la palabra ‘homosexualidad’ ha sido pronunciada, leída en voz alta de un texto escrito, en el apartamento de Ratzinger. Y por primera vez se ha hablado, aunque en latín, de la palabra chantaje: ‘influentiam’ indica el diario italiano, adelantando lo que podrían haberle dicho los cardenales Salvatore De Giorgi, Julián Herranz y Jozef Tomko a Benedicto XVI que, dentro de una semana y unas horas dejará de ser Papa de la Iglesia católica.

 

También te puede interesar