RGPD - Cookies

Conoce mejor los testículos. Ese es el titular de un artículo ha sido publicado por la web Ultimas Noticias que, al parecer, ha entendido que los testículos son los grandes desconocidos u olvidados en las relaciones sexuales. Por ello explica qué son y cómo tratarlos, asegurando que “si son bien cuidados y acariciados, incrementan el volumen de eyaculaciones, mejoran las erecciones y generan un mayor deseo sexual”.

Entre los consejos que da están estos: cógelos con delicadeza, “recuerda, mientras más suave sea el contacto, mayor será la excitación”. Asegura que el límite de acción no existe, siempre que tu pareja así lo quiera, por ello “combina la técnica manual con la oral. Mientras haces una felación, toma los testículos y acarícialos con sutileza. De vez en cuando pasa la lengua por ahí”.

Prueba masturbarlo y mientras lo haces lame un testículo y luego el otro, haz “remolinos” y “ochos” con la lengua, con ello aumentarás considerablemente el placer y la excitación. Y añade, “cabe destacar que estas “pelotitas” controlan la eyaculación, así que tirando suavemente de ellos la retardas un poco, pero, si al contrario, deseas que eso pase de inmediato, empújalos hacia el interior y lograrás en él un orgasmo más intenso”.

Los testículos son los que producen la testosterona, hormona cuya principal función es regular la conducta sexual y la reproducción. Para que todo marche bien, se recomienda tener sexo, ya que eso estimula la producción natural de testosterona y no practicarlo tiene el efecto contrario.

“Eyacular más de cinco veces por semana disminuye en un tercio las probabilidades de sufrir cáncer de próstata a lo largo de la vida». La obesidad genera falta de testosterona y, esto es importante para que te decidas a ponerte el chándal para algo más que sentarte en el sillón, “los hombres obesos suelen tener una cuarta parte menos de esta hormona que los delgados”.

Conoce más sobre los testículos

¿Por qué un golpe en los testículos produce tanto dolor? Las mujeres tienen casi la misma cantidad de terminaciones nerviosas en sus genitales que los hombres, pero ellos poseen mayor cantidad de receptores del dolor. Además, tienen las terminaciones nerviosas conectadas al estómago, por ello cuando reciben un golpe en éstos suelen agarrarse el estómago.

Los dos testículos no son exactamente iguales. Los hombres, generalmente, tienen los testículos asimétricos, uno más grande que el otro, al igual que sucede con los senos en las mujeres, en ellos el izquierdo, es habitualmente, entre un 7 y un 10% más pequeño que el derecho.

“Para embarazar a una mujer es suficiente un testículo. Con el esperma producido por un sólo testículo sano, el hombre puede embarazar a la mujer”.

 

También te puede interesar