RGPD - Cookies
Galicia

10 años después otro Prestige es posible, según Greenpeace

Cuando ya no queda nada para el inicio del juicio sobre la catástrofe del Prestige -empieza este martes en A Coruña– hace ahora casi 10 años sorprende saber que en nuestro país otra situación similar a la que provocó dicho accidente es más que posible.

Así lo denunciaron este lunes responsables de Greenpeace España desde donde responsabilizan de todo lo ocurrido en Galicia hace casi una década al hoy presidente del Gobierno y en 2002 portavoz del Ejecutivo, Mariano Rajoy, al ex ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, al ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, al ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, y la ex ministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor, entre otros.

«Tenemos que evitar otro Prestige, evitar a los irresponsables y evitar el petróleo y, por desgracia, tal y como está la situación a día de hoy, otro Prestige es posible», advirtió la directora de campañas de Greenpeace España, María José Caballero.

Según Caballero, Rajoy tenía por aquel entonces la responsabilidad de gestionar la crisis pero ésta fue la peor, ya que, entre otras cuestiones, «no informó adecuadamente a la sociedad sobre los datos reales de la catástrofe».

Sobre Álvarez-Cascos afirmó esta responsable que respaldó la decisión de alejar el barco de las costas gallegas «ignorando» el Plan Nacional de Contingencias por Contaminación Marina Accidental, y provocando la rotura en dos y el el hundimiento del petrolero ese fatídico 19 de noviembre de 2002.

Pero para Greenpeace España también tuvieron culpa el ahora ministro de Agricultura y Pesca, Miguel Arias Cañete, por «minusvalorar» la dimensión ambiental de la catástrofe,  al ex ministro de Medio Ambiente Jaume Matas, por la «ineficacia» de la «limpieza de la costa y las playas» o a la ex titular de Sanidad, Ana Pastor, por no alertar del potencial tóxico del vertido.

Fue un 13 de noviembre de 2002 cuando el Prestige, a 28 millas de Fisterra, sufrió un accidente en pleno temporal con cerca de 80.000 toneladas de fuel. Tras intentar alejar el buque de la costa, el petrolero se partió en dos y se hundió.

 

También te puede interesar