'Qué te cuentas?'

La crisis hace que aguantemos más [email protected]

No hay dinero ni para separarse, bueno ni tampoco mucho para casarse. Y es que los costes económicos que implican el mantenimiento de dos viviendas y la duplicidad de gastos en caso de separación o divorcio se traducen en un descenso de las rupturas matrimoniales en España registradas en 2011. Estamos en niveles de hace 10 años.

Durante el año pasado, el número de rupturas matrimoniales disminuyó un 2,3%, pasando de 127.682 a 124.702.

Sin duda, aunque hay parejas que quieren separarse no pueden permitirse sufragar sus necesidades económicas. Y esto también se ve en que cada vez hay menos bodas, parece que los españoles preferimos las uniones de hecho.

Actualmente, el 20% de los niños en España nace en este tipo de uniones, lo que supone uno de cada cinco nacimientos.

 

También te puede interesar