Vigo al día

Nunca debiste implantar el microchip, forastero

Los propietarios de los caballos salvajes en el monte de A Groba han vuelto a manifestarse, esta vez con el apoyo de otras asociaciones ganaderas del sur de Galicia, para volver a protestar contra la orden de la Xunta que obliga a implantar el microchip a sus animales.

Más de 200 jinetes y amazonas, de todas las edades, al trote, en sus sillas de montar o en coches de caballos, han bajado por la Gran Vía, para dejar claro que no están dispuestos a implantar el microchip, que les causaría un coste inasumible, y que siguen defendiendo el sistema tradicional, el de marcaje a fuego, que es el que han usado durante decenas de años.

Según han declarado a vigoalminuto, cada chip les costaría alrededor de 40 €, “una cantidad que nos dejaría arruinados, más teniendo en cuenta que esto es una afición, que ya nos cuesta mucho dinero y de la que no sacamos nada”.

Además de eso cuestionan que el chip tenga una utilidad real, “con él sólo podrán identificar los veterinarios y los del Seprona, y no viendo la marca de hierro, a simple vista, que es lo que se hace ahora”, a ello se añade que, con el chip, los dueños tendrán que retirar los animales que se mueran en el monte, “eso es una tontería, toda la vida han muerto allí y no ha pasado nada, porque sirven de comida a otros animales”.

 

También te puede interesar