RGPD - Cookies
Deportes

Alonso opta por ir a dos paradas y solo puede acabar segundo, detrás de Webber

El Ferrari es como los patos, le va mejor el agua que la arena. Lo demostró este domingo en el Gran Premio de Gran Bretaña, en Silverstone, donde Fernando Alonso, que salía en la pole, pudo mantener su posición mientras aguantaron las gomas sobre el asfalto seco.

El piloto asturiano, que arriesgó con una táctica a dos vueltas, sufrió los últimos giros viendo como se le echaba encima el Red Bull de Mark Webber que, optó por tres paradas. El líder de Ferrari optó por salir con neumáticos duros y luego calzó los blandos con la intención de que le llevasen a su segunda victoria consecutiva.

A falta de 8 vueltas, Webber se puso, primero a 1,3 segundos y, poco después a tiro de DRS y, ahí parecieron esfumarse las posibilidades del español que, a falta de 11 giros, perdía casi medio segundo en cada uno, mientras los neumáticos iban limándose.

Cuando solo quedaban 4 vueltas, Webber estaba ya pegado y, detrás de él llegaba ya el campeón del mundo, Sebastian Vettel, que se situaba a apenas 5 segundos, y esa pasó a ser la preocupación de Alonso una vez que el australiano le pasó como un auténtico avión y, por ello se agarró a la pista con lo que le quedaba de goma para sumar los puntos que le mantienen al frente del mundial de pilotos.Por detrás de Webber, Alonso y Vettel, llegaron Massa, aleluya, y Raikonen.

 

También te puede interesar