RGPD - Cookies
Destacados Nacional

De Guindos presenta este lunes la petición formal de rescate de la banca española

Es, posiblemente, el mayor crédito que se ha pedido en la historia y quien lo solicitará, este lunes, será el ministro de Economía. Así es, Luis de Guindos, presentará al Eurogrupo la solicitud formal de rescate bancario aunque, eso sí, pese a que la Unión Europea está dispuesta a dejarnos hasta 100.000 millones de euros (casi 17 billones de las desaparecidas pesetas), el importe final no se detallará en el documento que presente el Gobierno español.

En principio, según el estudio de las consultoras Oliver Wyman y Roland Berger, los bancos españoles necesitan 62.000 millones de euros (10,3 billones de pesetas), pero la cuantía exacta que nos prestarán, y que tendremos que devolver, con unos intereses que pueden estar en torno al 3,5%, no se conocerá, posiblemente, hasta la reunión del Eurogrupo del próximo 9 de julio. De Guindos ya ha anunciado que espera que el préstamos sea a largo plazo, sobre unos 15 años, con un período de gracia, en el que no tendremos que empezar a pagar intereses, aunque sí la deuda principal, de entre 5 y 10 años, más la primera estimación- esos 5 años- que la segunda.

¿Quién avala ese crédito? El Gobierno, que en un primer momento habló de una “línea de crédito a los bancos”, ya ha admitido que el Estado será el avalista (si queremos hacer una cuenta simple, cada español tendría que responder por algo más de 2.200 €), pero el ministro de Economía ha declarado que aún es posible que ese dinero llegue directamente a los bancos, sin intervención del Estado…aunque las leyes actuales de la Unión no lo permiten.

Ahora queda saber qué necesidad de capital tiene, exactamente, cada entidad, y ello dependerá del resultado del examen de cuatro grandes auditoras, Deloitte, KPMG, PwC y Ernst & Young, que presentarán la información contable a finales del mes que viene. A la vista de la misma, en septiembre, se señalarán las necesidades de capital entidad por entidad y se exigirá, a cada una, que prepare un plan de capitalización indicando cómo van a cubrir los déficit de capital. Si estos planes no demuestran su solvencia o no son aceptados, los bancos deberán desaparecer, venderse o fusionarse con otros, tal y como adelantó hace varios días el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de la Competencia, Joaquín Almunia.

 

También te puede interesar