Vigo al día

El bus eléctrico, que costó lo mismo que un Rolls Royce Phantom, vuelve a quedarse tirado

Ello le ha impedido volver a circular este lunes, como había previsto el Concello después de que, apenas puesto en movimiento, volviese a quedarse parado. Esta es la tercera avería que sufre este vehículo en apenas un mes. El pasado día 2 hubo que interrumpir su recorrido después de que fallase el motor; una semana después volvió a la calle, pero a los pocos días el bus volvió a fallar, por lo cual fue necesario llevarlo de nuevo al garaje, de donde ha salido este mismo lunes, parece que con igual resultado.

El autobús, que costó 500.000 €,  empezó a funcionar el 6 de mayo de 2011, fue suprimido en noviembre de ese mismo año por el gobierno local, alegando que no tenía demanda y  vuelto a poner en funcionamiento, tras el visto bueno del Pleno de la Corporación, unos meses después, pero con un itinerario cambiado, pasando del inicial, que salía de A Laxe, pasaba por Praza do Berbés, Real, Praza de Almeida, Paseo de Alfonso, Abeleira Menéndez, Concello, Progreso, Porta do Sol, Policarpo Sanz, Velázquez Moreno y Praza de Compostela, por otro mucho más largo que partiendo del Berbés, transitaba por la rúa Real, Plaza de Almeida, Sombrereros, Abeleira Menéndez, ranada, Blein Budiño, Ronda de D. Bosco, Porta do Sol o Beiramar.

Ante este nueva avería, el concelleiro de Mobilidade ha mandado una nota a los medios de comunicación en la que indica que el Concello “ha decidido exigir a la empresa adjudicataria del mismo (Vitrasa), que asuma sus responsabilidades como suministradora del vehículo, que está en garantía y abra una investigación”.

Carlos López Font reclama a Vitrasa que llegue hasta las últimas consecuencias en la misma “puesto que no es tolerable para este gobierno encadenar tres averías consecutivas del autobús, que privan a los vecinos del servicio contratado”.

 

También te puede interesar