RGPD - Cookies
Destacados

Para ahorrar tiempo y dinero, mejor vivir en un bucle

No solo que Nochebuena caiga todos los años en sábado, sino que el discurso del Rey se emita a las 21 horas y se pueda ver simultáneamente en todas las partes del mundo. Es lo que proponen dos profesores de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, que han diseñado un calendario universal donde las fechas nunca cambian de día y en el que no existen los husos horarios. El objetivo: ahorrar tiempo, dinero y errores.

Bajo el nombre de calendario permanente Hanke-Henry, en honor a sus creadores, un economista y un astrónomo, el almanaque permitiría, entre otras cosas, no perder tiempo cada año planificando por ejemplo las fechas de los exámenes para un profesor. La primera novedad es que febrero tendría 30 días. La segunda, es más jugosa: según los cálculos el año tendría 364 días, lo que permitiría sumar una semana extra cada cinco o seis años para ajustarse al año solar. La sugerencia es que esta «semana bisiesta» sirva como vacaciones de fin de año.

La segunda parte de su teoría es eliminar las distintas zonas horarias y poner una hora común para todos siguiendo el meridiano de Greenwich. A la cuestión de que en algunas partes del mundo a las 12 del mediodía sea de noche le restan importancia. Lo bueno es que, con estos parámetros, en España casi no variarían las agujas de nuestro reloj.

También te puede interesar