Vigo al día

Miles de niños vigueses se rinden ante Melchor, Gaspar y Baltasar

Sus Majestades de Oriente no defraudaron a los miles de niños que se echaron esta tarde-noche a las calles más céntricas de Vigo para verles pasar en la tradicional Cabalgata y para recordarles que fueron muy buenos todo el año y que merecen, si no todos los regalos pedidos, al menos, sí alguno de ellos. A estas horas seguro que ya leyeron sus cartas escritas de puño y letra.

Melchor, Gaspar y Baltasar fueron recibidos como las autoridades que son  primero por las otras  autoridades locales que tenemos en la ciudad, es decir, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, y varios concejales del Gobierno local.

Pasaban las 17:30 horas cuando los Reyes Magos llegaron a la Porta do Sol en donde recibieron la llave maestra que dentro de unas horas permitirá abrir todas y cada una de las puertas de las casas viguesas.

Después, Sus Majestades se desplazaron hasta la cabecera de la Cabalgata  en unos impresionantes descapotables. El desfile comenzó sobre las 18:30 horas desde el nudo de Isaac Peral. Un grupo de caballos con varios pajes anunciaban que la magia estaba a punto de recorrer la ciudad. 

El desfile de la comitiva real daba inicio y grandes y pequeños empezaban a luchar por hacerse con caramelos, caramelos y más caramelos.

Siguiendo desde el inicio no sólo estaban cientos de pequeños, sus padres y abuelos, también el regidor vigués acompañado por concejales como Ángel Rivas o David Regades.

Un año más los vigueses llevaban encima bolsas de plásticos para irlas llenando cada vez que los pajes, los Reyes o diferentes personajes caracterizados lanzaban sus caramelos.

Vigoalminuto pudo comprobar in situ que si bien esos lanzamientos de caramelos del inicio fueron constantes y generosos, a medida que recorrían las calles y la Cabalgata se aproximaba al final, más o menos, a su llegada a la Porta do Sol la generosidad brillaba ya por su ausencia.

Quizás si hubieran calculado mejor, los caramelos hubieran sido mejor repartidos y no hubieramos visto caras de decepción de padres e hijos que no pudieron llevarse prácticamente ninguno de estos dulces a la boca.

Una organizadora de la Cabalgata llegó a decirles a un grupo de niños que iban subidos a una carroza que no tirasen más porque ya casi no quedaba ninguno.

Quitando esta crítica que esperamos que se tome nota de cara a la Cabalgata del próximo año, todo el desfile se desarrolló con total normalidad.  Hubo algún que otro lesionado a juzgar por la fuerza con la que se tiraban la lluvia de caramelos, pero nos consta que la sangre no llegó al río.

La Cabalgata recorrió en algo más de dos horas las calles García Barbón, Policarpo Sanz, Porta do Sol, Elduayen y Paseo de Alfonso.

Ahora sólo queda esperar a que los Reyes Magos hagan bien su trabajo esta noche.

Estamos seguros que así será porque después de ver tanta ilusión y emoción  en la cara de los más pequeños vigueses no nos queda la menor duda.

Antes de acostarte no olvides dejar tus zapatos bien alineados y  ¡Feliz Reyes!, que fijo que algo cae.

También te puede interesar