RGPD - Cookies
Ciencia y Tecnología

El Sindicato de Enfermería pide a Rajoy que no suprima el Ministerio de Sanidad

Según asegura el Sindicato de Enfermería (SATSE), las consejerías de Sanidad de las distintas Comunidades Autónomas gestionan en torno al 60% del presupuesto autonómico y “el Sistema Nacional de Salud es uno principal empleadores del Estado con más de un millón de trabajadores”. Estos datos avalan, subraya, la necesidad de contar con un Ministerio de Sanidad “fuerte ya que una subsecretaría o una dirección general no tendrían capacidad, en opinión de SATSE, “para imponer unas directrices claras que cohesionen e impidan la existencia de 17 sanidades distintas”.

“La existencia del Ministerio de Sanidad, independiente del resto de carteras ministeriales, es esencial, explica Alejandro Laguna, Secretario General del Sindicato de Enfermería y portavoz de esta organización, si queremos un Sistema Sanitario modélico, único y cohesionado con una autoridad administrativa que pueda coordinar, en condiciones de igualdad, a los 17 consejeros autonómicos y a los responsables de Ceuta y Melilla”.

La desaparición de Sanidad como Ministerio independiente daría lugar a que el Consejo Interterritorial de Sanidad, el órgano que cohesiona la atención sanitaria de todo el Estado, dejaría de tener la capacidad coordinadora que se le presupone al carecer de una figura, la del ministro de Sanidad, capaz de hacer prevalecer el interés general sobre el regional.Además, explica Laguna, se producirían graves discrepancias entre comunidades con grandes presupuestos sobre los que manejan otros más modestos ya que las primeras querrían hacer prevalecer sus intereses al no existir una figura con autoridad estatal de peso”.

La salud debe ser una razón de Estado. Al menos así lo ha señalado en numerosas ocasiones responsables del Partido Popular, destaca el SATSE, desde donde se recuerda que en el programa electoral de Rajoy se indica, textualmente,, “queremos un modelo sanitario con todas sus capacidades orientadas a prevenir y resolver los problemas de salud”. Capacidades que se verían seriamente mermadas si carecemos de los instrumentos de coordinación y cohesión. Esta ausencia, indican desde SATSE, promovería, además, graves desigualdades y desequilibrios territoriales que un Ministerio de Sanidad, por su posición, tiende a reconducir.

Otro de los motivos para que el Ministerio de Sanidad goce de independencia es una necesidad puramente económica, explican desde SATSE: “En una época de crisis como la actual, la salud de los ciudadanos es el principal motor de cambio. Un ciudadano sano tiene mayor capacidad productiva y de rendimiento profesional que estaría en entredicho si se carece de la cohesión necesaria y las comunidades se convierten ‘en reinos de Taifas’”.

De igual forma, hay que entender, continúa que “sin un Ministerio de Sanidad fuerte que proteja la salud de la población, se incrementan las enfermedades, lastrando el crecimiento económico que no sólo afecta a la persona enferma “ya que cuando alguien enferma lo hace el resto de la familia con lo que se frena ostensiblemente el rendimiento laboral”.

Para finalizar, el Secretario General de SATSE que afirma rotundo: Si de verdad el Partido Popular quiere priorizar en su acción política los tema sanitarios, debe concretarlo en un Ministerio de Sanidad fuerte y diferenciado ya que, de lo contrario, estaríamos hablando de 17 sanidades y no de un Sistema Nacional de Salud”.


 

También te puede interesar