Galicia Vigo al día

Eso que se cuece en el comercio de Vigo huele bien

La idea no se les ha ocurrido a ellos, era ya algo que se hacía en varias grandes ciudades españolas, pero sí que han sabido ponerse de acuerdo. Son los responsables de los centros comerciales abiertos de Príncipe, Casco Vello, Zona Centro y de los mercados de O Berbés y O Progreso, que han decidido crear un ‘comercio de concentración’, “para afrontar esta crisis”, fundando la Federación Vigo Histórico.

El presidente del mismo, Cándido Rial, que también lleva las riendas de Centro Príncipe, indicó que la federación, que engloba a más de 1.000 negocios, tiene como objetivo recuperar el peso que la ciudad tenía en el comercio a nivel nacional. Rial recordó que no hace ni una década el comercio vigués, era el tercero de España tras el de Paseo de Gracia, en Barcelona, y Serrano, en Madrid, y que ha llegado el momento de recuperar esa consideración tras unos años en los que ha perdido parte de su fuerza.

Para ello, centrará parte de su actividad en el turismo, buscando atraer a las más de 300.000 personas que llegan cada año a Vigo a bordo de los cruceros que hacen escala aquí. Prueba de que ese en un mercado especialmente interesante, es un estudio de la Universidade en el que se indica que cada crucerista se gastó en 2010 una media de 62€, por lo cual, además de pedir una correcta señalización, guías, apoyo institucional, apostó por aunar esfuerzos con otros sectores como la hostelería, “algo que nos vendría bien a todos y permitiría que quienes nos visitan reciban una bienvenida cordial, que se vayan satisfechos y que cuenten que se han sentido bien tratados”.

Cándido Rial, quien hizo de anfitrión en la chocolatada que se sirvió para presentar la nueva federación, y en la que no dudaron en participar el alcalde y su concelleiro de Comercio, Cayetano Rodríguez, alertó del momento especialmente delicado que viven los comercios de la ciudad y recordó que ya han cerrado 700 de ellos y que, precisamente por este motivo, expuso varias ideas para fidelizar e ilusionar a los vecinos, visitantes y clientes habituales de las tiendas viguesas, entre ellas las tarjetas monedero, vales, la apuesta por atender a los turistas en su idioma o conseguir que vuelva a fluir el crédito a fin de asegurar la inversión y el crecimiento de un sector que genera miles de empleos.


 

También te puede interesar