RGPD - Cookies
Galicia

Usarán georadar para buscar a María José Arcos

Las declaraciones contradictorias del que fuera su compañero sentimental y detalles como que el asiento del conductor estuviera demasiado alejado de los pedales para María José Arcos fue lo que hizo que la familia luchase por reabrir el caso. Ahora el juez ha aprobado la mayor de sus peticiones: que se busquen los restos de la joven en las fincas de la propiedad de Ramiro V.G. usando georadar. La búsqueda se realizará en función de la disponibilidad del aparato.

La familia sospecha que Ramiro, ahora en prisión provisional, pudo enterrar a la joven en alguna de las fincas que tiene bajo su propiedad o de su familia, sobre todo después de que en el registro de su vivienda se encontrara una factura de 1196 por la compra de 12 kilos de cal en polvo 5 meses antes de desaparecer María José, además de tubos o munición para varias armas o de grilletes, aerosoles paralizantes y recortes de prensa sobre la desaparición de la joven en una casa familiar en Cotobade.

Sin declaración

A falta de que aparezcan o no restos de la joven en las fincas registradas, Ramiro se ha acogido a su derecho de no declarar. Son varios testigos los que sitúan a este cámara de televisión como la última persona en ver con vida a María José en agosto de 1996, cuando la joven avisó a la familia de que iba a pasar el puente con un amigo. Nunca más se supo nada de ella. Tres días después aparecía su coche cerca del faro de Corrubedo, con toda la documentación y las pertenencias de la joven, lo que descartaba el robo o la desaparición voluntaria.

 

También te puede interesar