RGPD - Cookies
Cultura Galicia

Siempre nos quedará el Skype

No hay miedo: estar lejos de casa casi se agradece cuando eres estudiante universitario, aunque luego, a la hora de pasar encuestas, todos digan que lo hacen por vivir una experiencia única y mejorar el idioma. Estas son las dos principales conclusiones que recogen el libro ‘La experiencia académica del alumnado de la Universidad de Vigo en programas de movilidad internacional’, un trabajo promovido por el Tribunal de Garantías que pone encima de la mesa una radiografía detallada de la experiencia académica de los universitarios que realizaron parte de sus estudios en el extranjero el curso pasado.

Este curso, la Universidad de Vigo envió a distintos países de Europa y de otros continentes a cerca de 700 estudiantes, aunque las solicitudes para el año que viene ya superan las 1.000. Con una metodología «rigurosa y exquisita», el libro recoge una información variada sobre lo que hace el alumnado de la Universidad viguesa cuando está fuera y cuáles son sus sensaciones. «Es una información que visualiza de qué manera están aprovechando su experiencia en otra universidad y para nosotros es importante porque nos indica de qué manera tenemos que mejorar», aseguraron los autores de la obra, Luis Espada y Víctor M. Martínez Cacharrón.

El principal resultado se resume en una frase: todos vuelven muy contentos y recomendando la experiencia a sus amigos. Comparando la docencia recibida fuera «la mayoría de los estudiantes consideran que en las universidade de destino la docencia es más participativa y que reciben una formación más práctica».

También te puede interesar