RGPD - Cookies
Ciencia y Tecnología

A la mayoría de los hombres no les gustan las tetas grandes y prefieren verlas a tocarlas porque «no saben tratarlas como deben»

tetasNo es eso lo que se oye por ahí, pero sí lo que ha enseñado la experiencia a 1.390 mujeres, de lo más heterogéneo, desde prostitutas a amas de casa, pasando por profesionales, viudas, solteras, separadas, de entre 22 y 64 años, que han contestado a las preguntas de un estudio llevado a cabo por la Universidad de San Diego. Quienes optan por el tamaño ‘familiar’ son, “generalmente” los de mayor edad”. A los que pasan de los 55 o los 60 les gustan los pechos enormes, “son lo que más les excita, están obsesionados, aunque no puedan abarcarlos y reconocen que muchas de sus conversaciones giran en torno a este tema”, señala el mencionado informe.

Pero la realidad es que, en el resto de la franja de edades lo que predomina es la preferencia por la “calidad”. Un 82% de las encuestadas reconocen que sus tetas han pasado a un segundo plano a medida que la gravedad ha hecho su efecto, de ahí que haya aumentado el número de operaciones de pecho, algo que, constatan, contrasta con las manifestaciones de ellos que, 6 de cada 10, cuando aseguran que no les gustan las tetas operadas, “las ven demasiado estáticas y de tacto distinto”.

Tampoco es tocarlas lo que más les gusta, sino verlas “no les quitan ojo, primero a una y luego a la otra, como si temieran que se les fuesen a escapar”. Será porque la mayoría no saben tocarlas y tienden a estrujarlas, apretarlas y madrearlas, cuando lo que más excita a las mujeres son aquellos que las tratan con delicadeza y que “saben esperar a que los pezones se pongan en erección para después jugar, sólo jugar, no hacer figuras” con ellos. En este aspecto, más de la mitad de las encuestadas aseguran que lo que más les pone es que ellos jueguen con ellas “y las traten con ternura, como lo haría un niño con el juguete que más le gusta”.

También te puede interesar