RGPD - Cookies
Internacional

Lo de las armas de destrucción masiva de Sadam fue un cuento

Cumbre AzoresAsí se desprende de la declaración que ha prestado el ex primer ministro británico Tony Blair ante una comisión que investiga el papel de Reino Unido en la guerra de Irak. Blair ha reconocido que un año antes de la invasión de 2003 se comprometió a apoyar a Estados Unidos en cualquier iniciativa que adoptase contra Irak, aunque ha matizado que ese apoyo fuese “incondicional” y que coincidía con George W. Bush en que “había que hacer algo contra Sadam”.

«Acepto totalmente que iba a estar del lado de América a la hora de abordar este asunto«, ha admitido el ex primer ministro quien añadió que le dijo a Bush,“puedes contar con nosotros, vamos a estar contigo para tratar de resolver esto, pero hay dificultades’«.

Curiosamente los inspectores estadounidenses que se encargaron de verificar el uso de armas de destrucción masiva, no sólo aseguraron, en 2002, según datos de la inteligencia norteamericana, que las mismas no existían, sino que, después de la invasión el Grupo Internacional de Investigación de Irak llegó a la conclusión de que el gobierno de Sadam había terminado sus programas de armas de destrucción masiva 11 años antes, en 1991, y “no había ninguna” en el momento en el que los soldados de la coalición internacional, entre ellos los enviados a aquel país por el presidente español, José María Aznar, entraron en el país.

También te puede interesar