Cultura Vigo al día

La Fundación Barrié se gasta 300.000 € en obras de Espacio Atlántico

Obra de Yves Openheim.
Obra de Yves Openheim.

La Fundación Pedro Barrié de la Maza abre el tercer año de su colección de pintura contemporánea internacional con una nueva adquisición, por valor de algo más de 300.000 euros, en la renovada feria internacional de arte de Vigo, ESPACIO ATLÁNTICO, que se celebra esta semana. La Fundación ha adquirido obras de los artistas Jessica Stockholder, Shinique Smith, João Penalva, Manuel Caeiro, Gil Heitor Cortesão, Gerardo Burmester, Albano Afonso, Manuel Vilariño, José Pedro Croft, Perejaume, Ignasi Aballí, Curro González, Rita Magalhães, Simeón Saiz Ruiz, Teo Soriano, Tracey Moffatt, Yves Oppenheim y Helmut Dorner.

De las nuevas adquisiciones destaca una serie de obras capaces de combinar la compleja relación entre el espacio ilusionista de la pintura con la presencia física de la escultura hasta situarse en la intersección de la pintura, la escultura, la instalación y la arquitectura, en lo que los expertos han denominado pintura expandida. Es el caso de la reconocida artista norteamericana Jessica Stockholder, una referencia ya histórica en esta tendencia, así como las obras de conocidos artistas como los portugueses José Pedro Croft y Gerardo Burmester. Ya en el terreno de la instalación, destaca una naturaleza muerta de espejos del artista brasileño Albano Afonso que, enfocada por un proyector de luz, se proyecta por todo el espacio que la acoge, independientemente de las dimensiones de éste, remitiendo a la técnica del puntillismo.

Por otro lado, otras obras adquiridas evidencian como en la posmodernidad el género pictórico tradicional se ha reformulado radicalmente y la pintura como concepto ha asimilado su carácter híbrido y polisémico hasta el punto de que la pintura se ha reencarnado en otros medios o soportes como la fotografía. En ese sentido destacan fotografías pictóricas de autores importantes de la escena española contemporánea como Pintura-Fuirosos de Perejaume, el tríptico El despertar de Manuel Vilariño o Malezas de Ignasi Aballí, que remite al universo de Pollock. Todo ello se completa con artistas claves en este terreno, ya sean pintores que utilizan la fotografía en obras de gran formato, como el portugués João Penalva, o artistas que trabajan la fotografía desde un punto de vista pictórico como  la australiana Tracey Moffatt o la portuguesa Rita Magalhães. Otra original manera de pintar es la del portugués Gil Heitor Cortesão, que trabaja el reverso de la pintura para dar un aspecto pulido a sus obras. Por último, completan las adquisiciones otras obras más ligadas a la tradición de la pintura, como las del conocido artista alemán Helmut Dorner y otras figuras que están cobrando especial relevancia en el ámbito de la pintura internacional y prácticamente inéditos en las colecciones españolas como la nortamericana Shinique Smith, el portugués Manuel Caeiro o el francés Yves Oppenheim. También han sido adquiridas obras de importantes artistas españoles ligados a la pintura que cobraron visibilidad a partir de los años noventa como Curro González, Teo Soriano o Simeón Saiz Ruiz.

Apoyo a la Feria

La Fundación Barrié no ha querido perder la excelente oportunidad que brinda ESPACIO ATLÁNTICO como plataforma de las artes contemporáneas apostando de una manera decidida por su colección, por la feria y, en definitiva, por el futuro del arte y la cultura gallega.

Obra de Manuel Caeiro.
Obra de Manuel Caeiro.

En declaraciones de José María Arias Mosquera, presidente de la Fundación Barrié y de Banco Pastor, “esta ya sólida colección que creamos hace dos  años se  está construyendo sobre el tradicional apoyo de la Fundación Barrié a las Artes desde diversos ámbitos, e implica, como signifiqué en su nacimiento, un salto de largo alcance que nos está permitiendo traer lo mejor de la pintura contemporánea internacional a Galicia y acercar los mejores valores del arte gallego al mundo”.  En este sentido, Arias destacó también la decisión de “continuar esta colección en esta feria, Espacio Atlántico, porque con ello lanzamos un claro mensaje de apoyo institucional a galerías, a artistas y a todo el sector del arte contemporáneo en Galicia con una visión universal”.

  • Una colección que  nace de una idea

Con la intención de reflexionar sobre la condición de la pintura en la actualidad, la Colección de Pintura Internacional Pedro Barrié de la Maza, nació dando sentido a una idea y se desarrolla tratando de contestar a una pregunta: ¿De qué hablamos cuando hablamos de pintura hoy? 

Asumiendo que la pintura ya no es una técnica sino una tradición y que son muchos los estilos, las herencias, los artistas y los medios utilizados para darle forma, la colección parte cronológicamente de un momento de ruptura e intersección de disciplinas hasta entonces diferenciadas como la pintura, la escultura, la instalación y su relación con el espacio expositivo: los años setenta. Así, a partir de una serie de artistas representativos de aquel momento como Imi Knoebel o Sol Lewitt se abre un camino hacia el futuro de la pintura con nombres clave para entender su presente como Jonathan Lasker, Fabián Marcaccio, Jason Martin, Katharina Grosse, Günther Förg, Frank Nitsche, Herbert Brandl, Otto Zitzko o Fiona Rae.  La colección defiende que la pintura es una idea y una forma de pensar, en muchos casos, sobre la propia pintura, obligando a reflexionar y repensar continuamente su lugar, así como el por qué y el cómo seguir pintando. Se podría decir que esta historia de la pintura se está (re)construyendo continuamente; de ahí el título de las exposiciones, En construcción, con las que cada año la Fundación presenta sus nuevas adquisiciones.
 
Si el paradigma de lo contemporáneo es el collage, la pintura se contagia de ese estado híbrido y de intersección que se refleja en la diversidad de representaciones pictóricas que presentan los artistas contemporáneos, de ahí que en la colección se pretenda incidir en artistas capaces de desbordar el soporte en un tipo de pintura expandida, en los que son capaces de trabajar una pintura reencarnada y, en definitiva, en lo que sería un tipo de pintura después de la pintura; naturalmente, sin descartar lo que conocemos como pintura tradicional que tiene también un papel protagonista en el desarrollo de la colección.

También te puede interesar