Vigo al día

“Nos estamos tapando con unas cortinas que encontramos aquí

TermaviCuando ordenó cortar la electricidad de las dos grúas del Puerto, Baltasar de Diego, consejero delegado de Termavi, no sólo impidió que los cuatro empleados que están encerrados en ellas enchufasen un calefactor, sino que habría podido vulnerar las normas de Aviación Civil y de Navegación Marítima. Sin el suministro no se enciende la señalización de gálibo que hay en lo alto de ambas, a más de 45 metros del suelo y que indican la altura y la pluma (longitud) del guindaste a naves y aeronaves.

Así se lo han hecho saber los sindicatos a ambos organismos y a la dirección del Puerto de Vigo, sin que hasta el momento, y ya llevan tres días apagadas, alguna administraciones haya hecho algo para solucionarlo. Además de esta denuncia, UGT denunció el viernes en el juzgado de guardia que se haya cortado la electricidad a las dos grúas y que , por decisión de la dirección de Termavi, se impida hacer llegar a los trabajadores agua, ropa o medicamentos.

Se tapan con unas cortinas que había en las cabinas de las grúas

Pedro y Pablo Marín, Pepe Río y Neira, que hoy han pasado su tercera noche en las cabinas de las grúas se encuentran “bien”. A los hermanos Marín, según contó el propio Pedro a vigoalminuto, les queda medio litro de agua y “algo de azúcar”. Tienen ropa de abrigo, porque subieron con ella, pero para protegerse del frío “que esta noche fue bastante” han “hecho un apaño” con las cortinas que había en la plataforma: “hemos construido un búnker para aislar esto todo lo que se puede, es una plancha de hierro que se mueve con el viento”. Pensaban que la situación se solucionaría de un día para otro y no subieron sacos para dormir, por lo que se pasan casi toda la noche en vela. “Nos quedamos dormidos por la tarde cuando calienta algo el sol y te entra el sueño”, el resto del tiempo hablan, atienden las llamadas de teléfono o salen al exterior.

Cuatro o cinco barcos se han desviado a Marín

Los dos hermanos, controladores de patio desde hace unos seis años, denuncian la actitud de los responsables de la empresa, “Baltasar de Diego no deja acercarse a nadie, cuando le dijeron que había que subirnos agua contestó: que venga Zapatero y se la suba él. Está nervioso, ya hay 4 o 5 barcos que se han desviado a Marín y sabe que la Sociedad de Estiba también nos apoya”. Confían en que el lunes llegue la orden de encender las luces y que les suban agua, lo único que van a seguir tomando ya que mantendrán la huelga de hambre hasta que se les readmita, “no hay motivos para despedirnos, nuestro trabajo lo hacen unos contratados echando horas extras, esto ya lo sabe la Inspección de Trabajo”, el cuarto organismo al que han recurrido las centrales sindicales.

Manifestación náutica y posible huelga de los estibadores

Hoy al mediodía recibirán una inyección de moral de sus compañeros que los apoyarán desde varias embarcaciones que se acercarán al muelle de Guixar, donde están las grúas. El martes podría sumarseles los estibadores si estos deciden declararse también en huelga, algo que obligaría a intervenir inmediatamente a la Autoridad Portuaria para evitar que se paralice la carga y descarga de los barcos

 

También te puede interesar