RGPD - Cookies
Galicia Vigo al día

Navieras denuncian trato de favor a los barcos privados que fondean en Cíes

Aseguran que el Parque das Illas Atlánticas incumple las normas de la Xunta

Navieras denuncian trato de favor a los barcos privados que fondean en Cíes

Empresas del sector de transporte marítimo denuncian que el Parque Nacional de las Islas Atlánticas autoriza visitas de campistas y fondeos de embarcaciones privadas cuando el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) no los contempla en temporada baja a partir del 16 de septiembre.

Destacan que se ha decidido «otorgar un trato preferente a las personas que pernoctan, frente a los visitantes que quieren disfrutar de las Islas por unas horas, cuando es indudable que el impacto de los primeros es mayor».

Una decisión discrecional que no respeta las normas

A juicio de estas empresas «se ha decidido, discrecionalmente y sin respetar el PRUG, ampliar la temporada alta para el cupo de fondeos y campistas y no para otra clase de visitas como son las que acceden por unas horas, que solamente lo podrán hacer en grupos organizados y al margen del sistema de central de reservas de la propia Xunta de Galicia mediante un proceso rudimentario del Parque Nacional nada transparente».

El Parque Nacional incumple la ley

A este respecto, para los responsables del sector de transporte marítimo, llama la atención que, de igual modo, el Parque Nacional lleva varios años incumpliendo el artículo 13.1 del Decreto de la Xunta de Galicia 228/2008, del 2 de octubre sobre la prestación de servicio de transporte marítimo de personas en aguas interiores, que exige que cualquier acceso al Parque Nacional se realice a través de un sistema electrónico de expedición de reservas.

Actualmente, los visitantes que acceden en grupos organizados a partir del 16 de septiembre no pueden tramitar directamente su autorización en la Central de Reservas, ni conocer en tiempo real el cupo disponible.

«Esta información se oculta al consumidor y navieras, obligándoles a acudir a un procedimiento lento y farragoso en que cada naviera, de forma manual solicita autorización por cada pasajero, que la Administración no confirma hasta pasados varios días con lo que ni los visitantes ni las navieras pueden conocer en ningún momento el cupo disponible y las plazas que restan en tiempo real cada día y en consecuencia no pueden planificar su viaje con antelación aun cuando reserven con mucha anticipación».

También te puede interesar