RGPD - Cookies
Destacados Sucesos

Ratificada la prisión provisional del presidente del Colegio de Enfermería de Pontevedra, de su mujer y su hija

En relación con los delitos de administración desleal, blanqueo de capitales y falsedad documental

La sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha ratificado la prisión provisional del presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Pontevedra, Carlos Fernández, de su mujer y su hija.

Administración desleal, blanqueo y falsedad documental

El tribunal ha rechazado los recursos de los investigados contra el auto emitido el pasado 12 de marzo en el que acordó su ingreso en prisión.

La Audiencia considera «suficientes» para la adopción de la medida cautelar los indicios existentes respecto a la comisión de delitos de administración desleal, blanqueo de capitales y falsedad documental.

Podrían influir en testigos que no han declarado

Además, estima que existe riesgo de obstrucción a la justicia, ya que, si bien los registros realizados y las medidas adoptadas en relación con las empresas y el colegio de enfermería «podrían evitar el riesgo de destrucción de pruebas materiales», los investigados podrían «influir en los testigos que aún no han declarado».

Por último, el tribunal destaca que esos testigos estarían presuntamente vinculados con los investigados «por contratos privados o dependencia económica». Los jueces entienden que es «aconsejable» que se lleven a cabo esas declaraciones «a la mayor brevedad, dado el carácter excepcional de la medida cautelar de prisión provisional».

Cese como presidente del Colegio de Enfermería

La Audiencia también ha confirmado el cese provisional del investigado como presidente del Colegio de Enfermería de Pontevedra. También cesan los administradores de algunas sociedades investigadas.

Esta medida cautelar, resalta el tribunal, está dirigida a «asegurar la continuidad y sostenibilidad del colegio de enfermería y de las empresas, así como asegurar las posibles responsabilidades pecuniarias». La medida se adoptó debido que se entendía que «los administradores de derecho de las sociedades eran unos meros testaferros dirigidos por los investigados».

También te puede interesar