RGPD - Cookies
Ciencia y Tecnología Cultura

El ‘Titanic’ no chocó contra un iceberg

Y tampoco fueron los vigías los primeros en divisar la montaña de hielo

Durante la inauguración de la exposición ‘Titanic The Reconstructión’, en el Museo de la Ciencia de Valladolid, y delante de la reconstrucción del Titanic más grande del mundo, Jesús Ferreiro, periodista y presidente de la Fundación Titanic, explicaba, a los invitados y medios de comunicación, que, en realidad, el Titanic nunca «chocó» contra un iceberg, que es lo que hemos venido diciendo durante los últimos 108 años.

Lo que pasó en realidad es que «rozó», muy levemente, por  su costado de estribor, el iceberg que produjo su hundimiento en la noche del 14 al 15 de abril de 1912.

Iceberg con el que se encontró el Titanic

Ferreiro indicó que si el Titanic hubiese «chocado» contra el iceberg, su hundimiento se habría producido más rápidamente  y el número de víctimas mortales hubiese sido  mucho más elevado.

Ni pasajeros ni tripulantes se dieron cuenta

El «roce» fue tan suave,  que ninguna de las personas que iban a bordo se dio cuenta del mismo, ni siquiera los oficiales y tripulantes que estaban de guardia en el puente de mando.

Algunos supervivientes contaron que sintieron un leve temblor,  pero que no le dieron importancia. «Además, curiosamente, no todos los supervivientes coinciden al señalar   la hora en que notaron ese leve temblor».

Willian Murdoch, el primero en ver el iceberg

El presidente de la Fundación Titanic explicó que, aunque siempre se ha dicho que fueron los vigías los que primero divisaron el Iceberg, tampoco  esto sucedió así.

Tanto los oficiales como los tripulantes que se encontraban de guardia esa noche en el puente de mando, declararon, ante una comisión del  Senado de los Estados Unidos, que la primera persona que vio  el iceberg fue el primer oficial William Murdoch.

Murdoch, que en esos momentos se encontraba  de guardia, en el costado de estribor del puente, entró en el interior gritando al timonel: «barco por la proa, maquinas atrás toda», porque, en realidad, lo que Murdoch vio, reflejadas en el blanco hielo del iceberg,  fueron las luces de su propio barco, el Titanic, que él creyó que era otro navío que tenían frente a su proa y que iban a chocar contra él.

Cuando las maquinas giraron «atrás toda» se produjo un pequeño temblor en el barco, lo que alertó a los vigías e hizo confundir a los pasajeros con el leve roce del Titanic con el iceberg.

Murdoch, primer oficial del Titanic y que falleció en el naufragio, está considerado como uno de los héroes de la tragedia, al que la mayoría de los supervivientes le deben haber salvado sus vidas.

También te puede interesar