RGPD - Cookies
Destacados Sucesos

Endurecimiento en Vigo de las medidas contra las aglomeraciones en terrazas y plazas

La subdelegada del Gobierno en la provincia de Pontevedra ha anunciado este miércoles, tras una vídeo-reunión con mandos de la Policía Nacional, Guardia Civil y de la Policía Local de las dos grandes ciudades de la provincia, que se ha acabado el margen que se había dado para informar y advertir sobre los comportamientos permitidos en la ‘fase 1’ de la ‘desescalada’ en las medidas del ‘Estado de Alarma’.

Maica Larriba ha reconocido y agradecido el «comportamiento ejemplar» de la mayoría de los ciudadanos de la provincia pero ha indicado que ha habido una minoría que «no ha respetado las mínimas normas sanitarias». Ante ello, y a la vista de comportamientos como los vistos en muchas terrazas, tanto de Pontevedra como de Vigo, los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado inician una actuación más «contundente» para hacer que se respeten esas normas.

Larriba  ha recalcado que no se consentirán más escenas como las vistas en terrazas y plazas estos días, donde no se han guardado ni las medidas de protección ni de distanciamiento social, algo especialmente grave puesto que se transmite una «falsa seguridad» de que se ha superado la pandemia, algo que no es así.

El alcalde reconoce ahora el problema

Abel Caballero, que ayer como informó vigoalminuto opinaba que esas aglomeraciones en terrazas y lugares públicos se debían a la «novedad» de esta ‘primera fase’, reconoció este miércoles que las mismas no son tolerables y adelantó que «no me temblaría el pulso» en tomar las medidas que sean necesarias para evitarlo.

El alcalde ha informado de que los agentes de la Policía Local denunciarán cualquier comportamiento que no se ajuste a las órdenes de las autoridades sanitarias, sea por parte ce clientes de las terrazas o sus responsables, incluyendo la decisión del cierre de las mismas.

Caballero recordó que las terrazas tienen una superficie asignada y que deben de ajustarse a la misma considerando que el número de mesas tiene que ser la mitad de las que había antes, que debe de haber una separación mínima de 2 metros entre las mesas y que los usuarios tienen que guardar la distancia de seguridad.

En este sentido, el alcalde agradeció la reacción de la propia Federación de Hostelería, desde donde se rechazan estas aglomeraciones, y advirtió que comportamientos como estos o como el de este martes en la Praza da Independencia, con «decenas de niños jugando mientras sus padres estaban sentados en una terraza» serán sancionados.

 

También te puede interesar