Galicia Vigo al día

Ni las nuevas calles humanizadas garantizan la movilidad a los vigueses con discapacidad

La ciudad tiene graves carencias como denuncia Marea de Vigo en este ‘Día Mundial de las Personas con Discapcidad’

Marea de Vigo ha denunciado este martes, coincidiendo con el ‘Día Mundial de las Personas con Discapacidad’, las 10 carencias de la ciudad en materia de derechos y bienestar de las personas con diversidad funcional, “especialmente en lo que se refiere a actuaciones que pueden acometerse desde la administración local”.

Las carencias son estas:

Vigo no dispone de suficientes plazas de aparcamiento para personas con discapacidad, especialmente en ‘zonas sensibles’, como centros de salud-como de Sárdoma o del centro- en las que apenas existen 1 o 2 plazas de aparcamiento de este tipo.

El Concello Municipal de Accesibilidade, creado en 2003, no tiene actividad real, “ni se reúne, ni tiene vida, pese a que se creó para potenciar la participación de las personas con discapacidad en las políticas municipales de atención, integración social y calidad de vida”

No se adaptó una parte importante del mobiliario urbano-incluyendo el de las humanizaciones- a una movilidad accesible y ello pese a que los proyectos originales de esas humanizaciones disponen de un estudio de este tipo. Es el caso de bancos, papeleras o jardineras colocadas en sitios que no existen en los proyectos originales.

El Gobierno local permite el incumplimiento reiterado de la Ordenanza de Terrazas de bares y cafeterías, a los que ha permitido colocar mesas y sillas su antojo, de manera que hay calles que son impracticables para personas que van en silla de ruedas, tienen discapacidad visual o movilidad reducida.

El Concello gastará gran parte de los 15 millones de Fondos EDUSI en infraestructuras de movilidad que no pueden usar personas que se desplazan en silla de ruedas– como ascensores, rampas, escaleras mecánicas-.

Vigo carece de pictogramas identificativos en los edificios públicos para personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA). Pese a las repetidas promesas hechas desde el Gobierno local, no se han colocado y eso que se trata de una inversión mínima y de colocación inmediata.

El Concello no ha adaptado las calles a modelos accesibles, especialmente en el rural donde la accesibilidad a la red viaria es inexistente o escasa-falta de semáforos con aviso, aceras accesibles, iluminación adecuada para personas con problemas de visibilidad-.

La ciudad carece de una Red de Viviendas de Emergencia adaptadas a personas con discapacidad en riesgo de exclusión social.

El transporte público sigue sin adaptarse a la movilidad accesible: pese a que todos los buses tienen rampas hay quejas reiteradas de los usuarios de que estas no están operativas y que deben esperar a otros autobuses en los cuales sí funcionen.

Vigo carece de un programa específico de empleabilidad de personas con diversidad funcional: no hay programas específicos que garanticen un trabajo más allá de 2, 3 ó 6 meses, de manera que más de un 60% de los jóvenes con discapcidad no tienen empleo.

También te puede interesar