RGPD - Cookies
Ciencia y Tecnología Galicia

El Complejo Hospitalario de Vigo pionero en el tratamiento del dolor crónico

Es el primer complejo sanitario de Gaicia que ofrece un sistema de estas características

El Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (CHUVI) implantó con éxito, por primera vez en Galicia, un nuevo neuroestimulador en la columna de un paciente afectado por dolor crónico.

El de Vigo se convirtió, así, en el  primer complejo sanitario de Galicia en ofrecer un sistema de neuroestimulación de estas características. Los doctores María Vieito y Alfonso Carregal, de la Unidad del Dolor del Servicio de Anestesiología y Reanimación, fueron los  encargados de realizar esta intervención en el hospital Meixoeiro.

Esta tecnología está pensada para mejorar la calidad de vida del paciente mediante el alivio del dolor, enfermedad que sufre, aproximadamente el  17% de los españoles y que afecta severamente a su esfera emocional, familiar y laboral. España es el país con el índice más alto de depresión (29%) debido al dolor crónico y el 22% dos pacientes que lo padece pierde su trabajo.

“El impacto de dolor crónico en la calidad de vida de quien lo sufre pude ser devastador. No solo causa una discapacidad importante sino que también aumenta el riesgo de trastornos psicológicos, como depresión o ansiedad. Muchos afectados pierden la capacidad de dormir, trabajar y funcionar con normalidad”, asegura el doctor Alfonso Carregal.

Beneficios para los pacientes

La intervención consiste en implantar unos electrodos en el espacio epidural, cerca de la médula espinal del paciente que, a través de un generador, producen un estímulo eléctrico que modula la señal del dolor impidiendo que llegue al cerebro.

La gran ventaja de esta nueva tecnología médica es que es capaz de suministrar diferentes tipos de terapia, de manera simultánea o secuencial, en varios puntos de estimulación.

Además, el paciente tiene la posibilidad de enviar sus observaciones de forma inmediata gracias al mando a distancia incluido en el sistema, con lo que se consigue definir, de modo personalizado y muy preciso, la forma de estimulación, minimizando efectos adversos, permitiendo adaptar el tratamiento a cada paciente y reduciendo el número de consultas.

También te puede interesar